En el marco de la celebración del 8 de marzo, donde recordamos a mujeres que han hecho historia, desde México queremos presentarle a  Mercedes Olivera Bustamante antropóloga, pensadora feminista y precursora del trabajo de base con mujeres indígenas.
 
Desde la trinchera del Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas ha impulsado la formación de indígenas en Derechos Humanos (DH), vital herramienta para fortalecer sus luchas.
 
El escenario es el Centro Indígena de Capacitación Integral Fray Bartolomé de Las Casas-Universidad de la Tierra Chiapas (Cideci-Unitierra). Mercedes comparte su palabra humilde y certera, como una abuela sabia a quien no nos cansamos de escuchar.

Esta mujer  renunció al doctorado honoris causa que en 2012 le otorgó la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach), en protesta porque esa institución acordó entregar el mismo reconocimiento al general Salvador Cienfuegos Zepeda, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

“Renuncio como protesta ante el cum laude (con alabanza, en latín) que le conceden al general Cifuentes, porque no tiene nada que ver con la ciencia y la academia, ‘con un impacto social favorable al pueblo’, sino con la inseguridad, las desapariciones, las muertes y los feminicidios en el país, impunemente legalizados”, agregó. Renuncio porque “ese honoris causa es, además, parte de las negociaciones políticas partidistas que, abusando de su poder las autoridades de la Unicach tristemente avalan y encubren: La protección militar a la familia chiapaneca inversionista que, junto con los capitales transnacionales, se ha ido instalado en la zona especial de Tabasco-Chiapas despojando de los bienes naturales a nuestros pueblos”.

Sostuvo que “no se está dando ese vergonzante premio sólo al General, sino a la institución que representa. Y ante una Universidad-Estado que premia al Ejército por la libertad de torturar, matar e intervenir impunemente en nuestros cuerpos y nuestras vidas, ¿qué futuro espera a nuestros hijos y nietos?”.

Al renunciar al reconocimiento que en marzo de 2012 recibió en reconocimiento a su trayectoria profesional, su contribución al quehacer universitario y al defensa de los derechos de las mujeres, Olivera Bustamante expresó que tomó esa decisión “por la vergüenza de equipararme con uno de los asesinos más grandes de nuestro país, responsable de la institución que ha ocasionado miles de muertes y desapariciones y violaciones de mujeres y hombres; responsable de los genocidios a los pueblos que resisten y luchan por sus derechos: El 2 de octubre, Acteal, Atenco, Ayozinapa, Tlatlaya, Aguas Blancas…

 

Share
Share
Share