En la trayectoria de celebraciones que se van sucediendo en las casas de la Provincia, hoy día 18 de mayo, las Misioneras Dominicas del Rosario y el Colegio “Santa Rosa”-Altoaragón celebran la Fiesta del Centenario de la Congregación en la Parroquia de Santiago a las 10 de la mañana.

Una Celebración, no se improvisa, se prepara. Así pues, desde principios de año comenzamos los encuentros con la Dirección del Colegio para preparar la fiesta. Teníamos la convicción de que había que celebrarla desde nuestro ser de Misioneras Dominicas, desde la fe, y Espiritualidad Carismática, con alegría, en actitud de acción de gracias y en colaboración con todos. La experiencia nos enseña que hay que trabajar desde la perspectiva del Espíritu que hace nuevas todas las cosas.

La víspera llegaron dos Hnas. de Barañain, y tres Hnas. de Timor, procedentes de Madrid, trayéndonos la Reliquia de Ntra. Madre Fundadora, que nos llenó de emoción y alegría sentir que la Madre Ascensión volvía a Huesca, de donde salió hace 100 años.

Amaneció el día 18, todo estaba listo. A las 9 de la mañana, las Hnas. del Consejo Provincial, invitadas por el Colegio, asistieron a la oración que los niños de Infantil, tenían en la Capilla del Colegio. Daba gusto ver qué atentos estaban a la explicación que una de las Profesoras les hizo de Ntros. Padres Fundadores. Al final de la oración cada niño recibió un “dulce y significativo regalo”: Una magdalena en la que habían colocado una banderita con el Logo del Centenario.

 Seguidamente nos dirigimos a la parroquia de Santiago, para acoger a todos los que venían a celebrar la fiesta con nosotras. La Iglesia estaba preciosamente adornada por las Hnas. y alguna profesora, con motivos alusivos al evento y la Reliquia de Nuestra Madre Fundadora colocada delante del Cirio Pascual a la derecha del Altar.

Comenzó la Eucaristía, presidida por el Sr. Obispo de Huesca Don Julián, acompañado de nueve sacerdotes. Cuando el coro entonó el canto de entrada, la asamblea se unió con alegría y las miradas se dirigían a la procesión   formada por 22 alumnos de Bachiller que llevaban de la mano a otros 22 de 1º de Primaria, los mayores portaban en sus manos una pancarta con el nombre de cada una de las naciones donde está presente actualmente la Congregación y los pequeños, la bandera de la nación correspondiente. Las iban colocando en la parte derecha del Altar; signo visible de universalidad.  ¡Fue magnifico ¡.

Ahora es el momento del saludo y oración del Sr. Obispo. A continuación, escuchamos con atención mantenida la Introducción a la Eucaristía, presentada por la Hna. Provincial, y una Profesora del Colegio. Carmina hizo relectura de una parte de la historia de la Congregación:  sus huellas, eventos, el paso del Espíritu y su Obra realizada en esta historia centenaria de la Congregación de MDR. Fue como un canto de alabanza y de acción de gracias a la Trinidad por Ntros. Padres Fundadores, Ramón Zubieta y Ascensión Nicol, que como el profeta respondieron: “Aquí estoy, envíame “y que con su fidelidad y entrega a la Iglesia misionera promovieron y evangelizaron a aquellos seres humanos que encontraron en Filipinas, en la selva del Perú y Puerto Maldonado.

Recordó momentos significativos:

  • El encuentro y decisión en Huesca de los Padre Fundadores en 1913 y la Fundación el 5 de octubre de 1918 en Lima- Perú.
  • La Beatificación de nuestra Madre Fundadora en Roma, en el 2005 y el avance del Proceso de Canonización de Monseñor Ramón Zubieta.

 Mientras que la Profesora, nos invitó a la alegría diciendo: “Alégrate Aragón”, Alégrate Huesca por ser parte importante y significativa del Centenario” Alégrate Colegio “Santa Rosa” por tu larga historia, desde el Beaterio hasta la Fundación de Educación Católica, “Santa Rosa-Altoaragón”. Alegraos Equipo Directivo, Profesores, Padres, Alumnos, Exalumnas, Personal que trabaja y apoya para hacer posible esta obra educativa.

La Lectura: Hechos. 25,13-21 leída por el Director del Colegio y el Salmo por el Coordinador de Pastoral.

En la Homilía el Sr. Obispo estuvo muy acertado, se adaptó bien a nuestra espiritualidad, apreció el Carisma que nos define y agradeció a la Congregación su dedicación y entrega a la Educación de la juventud y otros servicios que las Hnas. han prestado en esta ciudad de Huesca durante tantos años, “Creando y compartiendo esperanza”.

En la Oración de los Fieles, participaron una Hna. un profesor y una alumna.

Otro momento significativo: las Ofrendas: Parecía como si todo tuviera un significado especial, en la Cuna de la Congregación. Las Hnas. del Timor, presentaron la copia del ACTA que deja constancia de la visita del Padre Ramón Zubieta a Huesca para solicitar Religiosas que quisieran ir a sus misiones en la selva del Perú. En la misma pancarta iban las fotos de nuestras mártires, que entregaron su vida, por fidelidad a los más débiles en la Rep. Democrática del Congo y hoy nos acompañan desde el Cielo en esta Celebración.

A continuación, los niños ofrecieron cinco palmatorias encendidas y adornadas con flores representando a los cinco Continentes: Flores rojas-América, verdes-África, amarillas-Asia, azules-Oceanía, blancas-Europa.

La Ceremonia fue participativa: había familiares de Hnas. Colegio, amigos, Religiosas (os) de las diferentes Congregaciones, invitados y mucha gente.

En el momento de Acción de gracias la Hna. Nieves agradeció en nombre de la Congregación la presencia, oración y cariño manifestado por todos los presentes. Invitó al salón del Colegio a todos los invitados, para compartir un “Vino de honor- Brindis”.

Después de la bendición, el Sr. Obispo invitó a sentarnos para escuchar el Himno del Centenario El grupo de música se colocó delante del Altar para interpretarlo con variados instrumentos de cuerda y de viento. El himno gustó mucho y se valoró la naturalidad y la sencillez de todos. Tanto este momento como el de la procesión de entrada, resultaron maravillosos.

 Si en nuestra vida respondiésemos como el profeta, se haría realidad el “Tu eres las manos del Padre…” No guardemos nuestras manos en los bolsillos, utilicémoslas generosamente “Para vivir la misión luchando por la dignidad de todos “.  La Iglesia misionera, nos necesita.                                                                                           

Hna. Carmen Asiain
Misioneras Dominicas

Huesca

 

 

 

Share
Share
Share