24 de febrero de 2018 – en Burriana

El Colegio “Villa Fátima” de Burriana, España, celebraba la fiesta del Centenario de la Fundación de las Misioneras Dominicas del Rosario coincidiendo con el día de la Beata Ascensión Nicol.

El día 22 de febrero, invitadas por la Comunidad y por el Colegio, las Hnas. Carmina Fernández, Isabel Elizari y Carmen Asiain viajan ilusionadas a Burriana desde Huesca para participar en la Fiesta. El día anterior había llegado nuestra Hna. Daisy Consejera General. A medida que nos íbamos acercando a la ciudad, se percibía en el ambiente algo, diferente de otras veces, y de pronto, vimos la foto de Flori en una pancarta, colgada en algunas farolas de la calle que nos conduciría hasta nuestra casa. Flori es el diminutivo de Florentina que es como le llamaban en su casa, pero que en el Convento se llamó Ascensión Nicol.

Nada más aparecer en la entrada del patio, algunas Hnas. vinieron corriendo hacia nosotras para abrazarnos y compartir la alegría de un encuentro tan especial. Los muros del Colegio estaban adornados con dibujos alusivos a la fiesta: Habían puesto a Flori por todas partes, de todos los tamaños, colores y dimensiones, todo ello dibujado por alumnos de los primeros cursos del Colegio. La galería adornada con globos de color blanco.

El 23 fue un día de saludar a gente que se acercaba por diferentes razones a la casa de las Hnas. Otros que venían a saludarnos expresamente, como el señor director del Colegio Don Manuel Ortiz. Fue un día también de finalizar los preparativos y de hacer los últimos retoques para la celebración de la Eucaristía, para el catherin y acogida en el patio etc. La foto de Flori se veía en camisetas y sudaderas que vestían alumnos y profesores del Colegio.

A la caída del sol, se completaron los adornos en el patio de la casa de las Hnas. haciendo una especie de entramado desde el muro del Colegio hasta el cerco alambrado de la calle que deseamos lleve el nombre de “Madre Ascensión Nicol”. Terminamos el día con la oración de Vísperas de forma espontánea y compartida en un ambiente alegre y fraterno.

Y llegó el día 24 tan esperado por todas. Nos despertamos con la aurora que Tafalla preparó para la Beatificación de Ntra. M. Fundadora. Algunas Hnas. instintivamente nos encontramos bailando por el pasillo hacia la capilla al ritmo y música de la aurora. Una vez en la capilla, abrazos, alegría, se oían expresiones como: ¡Ah, tengo una alegría en el cuerpo, no sé…! Fue este un momento entrañablemente fraterno que será difícil de olvidar. Tuvimos unos Laudes solemnes, preces espontáneas, con participación de todas, se notaba una alegría inmensa en todas las Hnas.

Hacia las 10 de la mañana como estaba previsto en la programación de la Dirección del Colegio, la gente se fue acercando al patio y todos juntos nos dirigimos a la Parroquia de María Auxiliadora para la celebración de la Eucaristía, donde nos acompañó mucha gente de Burriana. Concelebraron 11 sacerdotes, la mayoría pertenecientes a diferentes Familias Religiosas. La presidió el Padre Vicente Botella OP que se desplazó desde Valencia. Pronunció una homilía de gran contenido teológico, pero la presentó como accesible para la praxis en nuestra vida cristiana. Después de la Eucaristía nos dirigimos al Colegio donde nos esperaba “La Bienvenida al Colegio” y diferentes representaciones por los alumnos en inglés y castellano, bailes valencianos y cantaron el himno del Centenario, maravillosamente interpretado con instrumentos de cuerda, por los padres de alumnos, alumnos y profesores, mejorándolo incluso. El colegio ofreció un aperitivo para todos los que se acercaron, y a continuación todos pasamos al patio de las Hnas. habilitado para la comida, donde nos ofreció una excelente paella valenciana y todo lo que acompaña el ágape, bebidas, helados, café etc. Comimos unas 400 personas. En un ambiente de auténtica familia. Todos, desde la Dirección del Colegio, la Alcaldesa de Burriana (antigua alumna del Colegio) fuimos a coger el plato de paella hasta las paelleras, que es donde la servían. Hizo un día muy bueno, que contribuyó a la armonía de la fiesta y a que todo saliera bien.

A las 5 de la tarde se celebró la clausura. El Sr. Director del Colegio nos dirigió unas palabras amables de agradecimiento y también nuestra Hna. Carmina Fernández, que en todo momento supo estar a la altura de las circunstancias. Para terminar, cantamos el himno del Centenario, momento en el que los niños y también adultos soltaros globos blancos, que poco a poco se fueron perdiendo en el horizonte. Todos quedamos los ojos vueltos hacia arriba, contemplando aquella maravilla que nos transcendía hacia “el más allá “.

En nuestro corazón sólo hay agradecimiento al Colegio y a las Hermanas de Burriana por el entusiasmo, dedicación y cariño puesto en la preparación de la fiesta del Centenario en honor a Ntra. M. Ascensión Nicol. Pasamos un día muy feliz sintiéndonos familia, con un corazón alegre y diciendo con el salmista: Cómo podré pagarte, mi Señor. Cómo podré mostrarte mi agradecimiento…” Sin duda alguna, Ntra. Madre Fundadora nos miraba complacida desde el Cielo.

Mª Carmen Asiain
Misionera Dominica del Rosario

Share
Share
Share