DSCN4783 2000x1500 despisEste año ha participado la Hna. Estbaliz Ladrón de Guevara. Habló al alumnado de M. Ascensión y de su experiencia misionera. Fueron encuentros muy positivos.

¿Qué significa para nuestro colegio, la Fundadora de las Misioneras Dominicas del Rosario?

BAILE DETRAS GIMNASIO DIBUJOS
M.ASCENSION BAILE MAYORES

La Fundadora de las Misioneras Dominicas del Rosario es nuestro modelo no sólo en nuestra labor como docentes sino también en nuestra propia formación personal para así poder ayudar mejor a los demás desde la cercanía y la familiaridad intentando inculcar a las personas que nos rodean los valores evangélicos y dominicanos.

Es un ejemplo a seguir de entrega a los demás y de servicio a los más necesitados. Fundamento de nuestra acción educativa.

También es un ejemplo de implicación en la educación de las personas, no se olvidó de quienes más necesitaban que alguien les educara y fue a su encuentro. Nos recuerda que cada alumno y alumna es importante y que debemos ir a su encuentro como ella lo hizo.

Su ideal debemos tenerlo presente, como referente, en nuestra manera de actuar. Como mujer valoro su apuesta por nuestra educación y formación. La admiro por su valentía, generosidad y capacidad de servicio.

Por todo lo que significa su legado debemos cuidar y mimar  la formación e información que damos a los profesores de nueva incorporación para que sean ellos los que sigan transmitiendo su carisma.

Aunque no haya Hermanas trabajando en el colegio ¿Cómo sigue el colegio su proyección misionera?

DSCN4786 2000x1500El centro participa en bastantes campañas solidarias. Pero ponemos más hincapié en la Campaña “Todos con Timor”. Ayudamos a una misión que las hermanas tienen en Timor. Nos comprometimos a enviar todos los cursos una cantidad fija de dinero, para apadrinar a unos niños en este país tan necesitado. Con este dinero, niños de allí pueden asistir al colegio internos durante todo un curso. Para conseguir este objetivo realizamos varias actividades durante el curso: bocadillo solidario, rastrillo, teatro…

Con estas acciones tratamos de concienciar a toda la comunidad educativa de la importancia de la solidaridad con los más necesitados, como ella nos pide, y de la necesidad de trabajar contra la pobreza y desigualdad y por un mundo más justo. Aportando cada uno lo mejor de nosotros mismos podremos construir una sociedad mejor.

Asimismo, todos intentamos seguir evangelizando a los niños a través de nuestra educación en igualdad y en valores cristianos, y de nuestro propio ejemplo.         

Ahora nuestro Centro pertenece a otra familia más extensa: la Fundación Educativa Santo Domingo ¿Cuáles de sus ideales y de las orientaciones educativas que recibimos valoramos más como constitutivas de la sociedad futura que deseamos?

El Carisma de la Congregación es “Evangelizar a los pobres en aquellas situaciones misioneras donde la Iglesia más necesite”.

El colegio se identifica con este carisma, ya que actualmente nos encontramos a alumnos que están necesitados, por las situaciones familiares adversas en las que se encuentran o por las necesidades económicas que se están atravesando en estos momentos.

Actualmente hay personas a nuestro alrededor que necesitan mucha ayuda tanto económica como espiritual. Nuestros alumnos tienen que ser conscientes de esta realidad y estar preparados para poder afrontarla.

Alumnado en el patioOtro de los objetivos de la FESD es desarrollar en los alumnos las capacidades de solidaridad, justicia y búsqueda de la verdad según el estilo dominicano, en total sintonía con el carisma de la fundadora.

Me parece que los valores de convivencia, comprensión, cercanía, y respeto hacia los demás son importantes, y hoy más que nunca, en una sociedad como la nuestra donde la pluralidad y el respeto mutuo puede hacer de ella una sociedad más pacífica y menos fría.

Sin olvidarnos de una de sus aspiraciones: hacer felices a las personas que viven con nosotros, que es uno de los objetivos de la FESD.

Personalmente destacaría tres valores que ella poseía que mejorarían esta sociedad: la humildad, la fraternidad y el espíritu de servicio. En mis clases y en el trato con mis compañeros, PAS… intento transmitir que todos debemos apoyarnos, que todos nos necesitamos y que todos tenemos el mismo grado de importancia. Creo que es algo que Madre Ascensión Nicol también promulgaba con su propia forma de ser y que aliviaría las tensiones existentes hoy día entre tanta gente.

Como actual Directora del Centro, cómo iniciaste tu relación con la Congregación

Directora y dos exalumnos hoy famososCuando tenía ocho años, a mi padre lo tuvieron que operar a corazón abierto en Madrid. Para aquella época era una operación muy grave y a mis padres les preocupaba con quién nos dejaban a mis hermanos y a mi, mientras tuviesen que estar en Madrid.

Mis abuelos por parte de padre vivían en Huesca, por lo que les pareció lo más oportuno llevarnos a Huesca, ya que mi abuelo materno se había quedado viudo.

Una vez en Huesca, buscaron un colegio donde estar los tres el tiempo que durase la convalecencia de mi padre. Fueron a Santa Rosa y le pidieron el favor a la M. Teresa, que entonces era la Directora, ella siguiendo el ejemplo de M .Ascensión ayudó al necesitado, que en ese momento eran mis padres, siempre le estuvieron muy agradecidos.

Así, un mes de noviembre, tres niños de ocho, seis y cuatro “desembarcaron en Santa Rosa” muy asustados, pero recibimos todo el cariño y calor que nos faltaba por la ausencia de nuestros padres y por el miedo que teníamos a no volver a ver a nuestro padre.

Como el pequeño lloraba desconsoladamente, a pesar de los mimos de la M.Celinda, hoy Josefina, mi abuelo pidió el favor de entrar en el recreo para estar con mi hermano, pues para que no llorase le decía que él se quedaba en el colegio, que no se iba a casa. Gracias a la humanidad de esas “monjitas” se nos hizo más llevadera la ausencia de nuestros padres.

Cuando volvieron mis padres de Madrid, tras el éxito de la operación, regresamos al pueblo donde mi padre era maestro. Conociendo a mis padres imagino que se despedirían de las monjitas del colegio muy agradecidos.

MURALAsí fue mi primer contacto con la Congregación. Más tarde, mis padres volvieron a acordarse de Santa Rosa para que hiciera allí el Bachillerato. Tercer curso lo hice externa, vivía con mi abuela; pero en 4º, mis padres creyeron que era mejor que estuviese interna para liberar a mi abuela de esa responsabilidad.

Así que en 4º, al internado, seguía estando la M.Teresa de Directora, nos llamaba la atención su garbo y su sonrisa, ¡¡nunca se enfadaba!! y en el internado recuerdo a la M.Ana María, nos parecía guapísima, altísima y elegantísima, y a la M.Elisabeth con la que rezábamos el Rosario, creo que no terminé ninguno, me dormía; en 5º llegó la M.Amparo, la revolución, nos daba mucha confianza y creo que en 6º me dio Religión, la M.Marivi, nos trajo el aire fresco del Mayo 68. La M.Teresa se había ido y llegó otra Directora tan excepcional como la M.Teresa: la M.Isabel Martín Tesorero, que me dio clase de Historia.

Me lo pasé genial, con estupendas travesuras, paseos al parque para ver a algún chico interesante de San Viator, cine, concursos…

De todas las Hermanas, Profesores/as y compañeras guardo muy buenos recuerdos y además el colegio era precioso, yo diría majestuoso, al menos esa es la imagen que me ha quedado. Todavía me hace mucha ilusión y me impresiona pensar que por donde yo estuve, también pasó la M.Ascensión.

El COU, ya lo cursé en el colegio nuevo, por primera vez compartíamos clase con chicos de Salesianos, San Viator, volvimos a ver a algún chico de los del parque, en fin era lo que se llamaba el INTERCOU. También fui muy feliz.

Después volví de profesora y el resto ya lo conocéis. Mi deseo es seguir lo que ella empezó un día, a través de nuestra forma de educar y de los principios que transmitimos a nuestros alumnos.

CHOCOLATEMi agradecimiento por haber conocido su obra y tener la posibilidad de desarrollarme como creyente, como persona y profesionalmente con la Congregación que ella fundó. Aunque sé que nunca podré devolveros todo lo que os debo, procuraré ayudaros todo lo que pueda para que sigáis apoyando a tanta gente que os sigue necesitando, no sólo económicamente sino sobre todo espiritualmente.

Sabéis que aprecio muchísimo vuestra labor y valoro todo el amor que ponéis en todo lo que hacéis.

Mi deseo es seguir lo que ella empezó un día, a través de nuestra forma de educar y de los principios que les transmitimos con nuestro ejemplo.       

Share
Share
Share