La misión de la comunidad de Sepahua es una respuesta a los clamores de los más débiles. Tiene también su atractivo, misterio y encanto. La gran diversidad y riqueza de los diferentes grupos étnicos, su espiritualidad, su cosmovisión, la simplicidad de la vida y su sabiduría hace que sea diferente a todo.

Aquí las hermanas realizamos la pastoral, contamos con veinte Agentes que dedican su tiempo en este servicio. También tenemos el internado de Adolescentes Nativas de las comunidades rivereñas a las que intentamos brindar una formación integral.

Otra de nuestras tareas es la DEMUNA (Defensoría Municipal de la niña, niño y Adolescente). El trabajo consiste en promover y defender en todos los espacios los derechos y deberes de los niños, niñas y adolescentes. Se realiza conciliaciones extrajudiciales por pensión de alimentos, tenencia y régimen de visita.

En la DEMUNA también trabajamos en la prevención de la violencia intrafamiliar, abuso sexual, embarazo en adolescentes, aborto, enfermedades de transmisión sexual, consumo de drogas. Lo hacemos por medio de charlas, talleres, proyección semanal de películas, campeonatos deportivos, etc. Coordinamos con las Instituciones Educativas, el Centro de Salud, Seguridad Ciudadana, Policía, Radio Sepahua y la Municipalidad que es la Institución que promueve la DEMUNA. Acompañamos a mujeres violentadas y ofrecemos terapia psicológica a todas las personas que lo requieran.

El desafío es lograr incidir en la vida de la gente con la que trabajamos y visitar las más de 30 comunidades ribereñas. En algunos lugares hemos ido al menos 2 veces en el año y en otros ni una vez, necesitamos mayor presencia de hermanas.

El Papa Francisco ha hecho la invitación a formar una Iglesia con Rostro Amazónico, desde la riqueza inmedible que hay en estos pueblos. Estamos próximos al Sínodo. Les invitamos a ser parte de nuestra comunidad, en una misión que a la vez es un desafío y una aventura.

Share
Share
Share