Con mucho ánimo continuamos el trabajo. Esta vez Miguel Ángel nos invitó a poner la mirada en la realidad de nuestros continentes, que muchas veces pone ante nuestros ojos situaciones límite que son dramáticas, nos sobrepasan, e interpelan; y a su vez se convierten en oportunidad para desentrañar los signos de vida, que en la cotidianidad se van tejiendo como pequeñas semillas del Reino que avivan la esperanza y retan nuestra misión. Una realidad en la que nuestra sociedad lanza un grito que clama por valores de humanización, de unidad, justicia y solidaridad. Nos invitó a mirar a largo plazo para no perder la fuerza de a corto plazo.

 

Finalmente, celebramos una sencilla y significativa eucaristía con algunas de nuestras hermanas de las comunidades de Madrid, y un momento muy gratuito preparado por el equipo de animación desplegamos arte, buen humor, creatividad en un ambiente festivo y jocoso…

 

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se esconda,

Y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma

Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo

Porque lo has querido y porque te quiero

Porque existe el vino y el amor, es cierto.

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,

Quitar los cerrojos,

Abandonar las murallas que te protegieron,

Vivir la vida y aceptar el reto…

                                                                 (Fragmento. Mario Benedetti)

 

DSC03324
P1100205
P1100257
P1100288
Share
Share
Share