El Nobel de la Paz 2018 es concedido al ginecólogo congolés DENIS MUKWEGE y la activista Yazidi Nadia Murad.

El médico DENIS MUKWEGE, de 63 años, pasó gran parte de su vida adulta ayudando a las víctimas de la violencia sexual en la República Democrática del Congo. En 1999 fundó, con la ayuda de ONGs internacionales, el hospital de Panzi, en la ciudad de Bukavu, en el este del país. Como cirujano jefe de ese centro, él y su equipo operaron a más de 40.000 mujeres violadas y víctimas de mutilación genital. “El doctor Mukwege condenó repetidamente la impunidad por las violaciones masivas y criticó al Gobierno congoleño y otros países por no hacer lo suficiente para detener el uso de la violencia sexual contra las mujeres como estrategia y arma de guerra”, describe el Comité Noruego.

“Cuando hablamos de la violación como arma de guerra, tengo la impresión de que muchas personas piensan que se trata sólo de una relación sexual no consentida. La gente no es consciente de la fuerza de la acción que se produce, cuando una mujer no sólo es violada colectivamente, delante de sus hijos, de su marido, de su comunidad… sino que además se lesiona su aparato genital. Todo esto también significa que su humanidad queda devastada, siendo tratada como a un animal. Creo que si hoy en día todavía no hay posiciones serias respecto a estas acciones, es porque en la cabeza de la gente hay una gran confusión: estos actos de barbarie se confunden con una relación sexual, y estas son dos cosas completamente diferentes; son dos aspectos que deben mantenerse totalmente separados”, explicó el médico Dr. Mukwege.  (Vatican News)

0606

COMUNICADO DE SOLIDARIDAD DE ECAFRI

 

DR. DENIS MUKWENGE
HOSPITAL DE BANZI
REPUBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO

DR. MUKWENGE:

Deseamos que se encuentre bien de salud junto con su familia y todos los “amigos de la paz”, que junto con Ud. se dedican a la noble misión de dar esperanza a las mujeres víctimas de la violencia sexual en la fundación del hospital de Banzi, y actualmente se sienta gratificado por haber recibido el premio Nobel de Paz en los últimos días.

Permítanos presentarnos por ser la primera vez que nos dirigimos a Ud. Somos Hermanas Misioneras Dominicas del Rosario, una Congregación religiosa de la Iglesia Católica, que actualmente está presente en 21 países.

 Fue en el año 1952 cuando iniciamos nuestra misión en África entre el pueblo pobre, precisamente en vuestro País, entonces llamado Congo Belga, más tarde extendimos nuestra misión a Angola, Mozambique y Camerún. Presentemente somos 90 hermanas y vivimos en 21 comunidades extendidas en los diferentes países ya referidos.

Deseamos manifestarle nuestro profundo júbilo y gozo por el premio que ha recibido, nos sentimos igualmente honradas, por ser un hijo de África, congolés y médico, pero sobre todo por los nobles ideales que orientan su vida y su acción, que nosotras subscribimos en nuestra propia misión.  Juntamos nuestra a voz a todas las voces del mundo que reconocen la autenticidad del premio recibido. Muchas felicidades, Dr. Dinis, Enhorabuena.

Después de leer su discurso que estimamos inspirado y muy valiente, queremos decirle que no estamos indiferentes en la lucha por esta causa. Por la mística que orienta nuestra acción, tenemos como prioritaria la causa de la defensa de la mujer, sus derechos y su dignidad, como un valor transversal que orienta nuestro hacer. En este momento nos sentimos estimuladas y animadas por el testimonio de su vida y la experiencia narrada que, por ser tan fuerte y dura, nos deja sin palabras o mejor nos emociona como a los enfermeros na sala de operaciones de su hospital.

Dr. Denis, reciba nuestro humilde homenaje y profundo agradecimiento por todo lo que nos ha enriquecido con su buen hacer, también nosotras queremos colaborar con nuestras vidas sencillas y entregadas entre el pueblo vulnerable para colaborar en la transformación de este mundo donde la violencia y la guerra sean un “mal sueño“ que al despertar no sea realidad.

Afectuosamente

(Siguen los nombres de las hermanas de África)

 

Share
Share
Share