En el mes de noviembre las junioras tuvimos nuestro primer encuentro. En este momento en la provincia somos seis junioras: Matilde y Leticia de segunda etapa, la de proyección y Frania, Georgina, Yaneth y Eveling de la primera etapa, la de Confrontación (según en nuevo Plan de Formación Inicial). Nuestro encuentro se da en el ámbito de post-asamblea de nuestra provincia San José, encuentro presencial esperado a lo largo del año. Fuimos acompañadas de nuestras hermanas Geraldina y Estíbaliz.

Geraldina nos guió desde la oración con una danza, para conectarnos con nosotras mismas, con el cosmos, con Dios y con las demás.

Nuestras moderadoras del encuentro, Leticia y Frania, desde su creatividad iniciaron el encuentro con música, la cual nos ayudó a soltar tensiones y compartir de manera espóntanea. Las dinámicas nos ayudaron a integrarnos, interactuar entre nosotras y seguir conociéndonos desde lo que somos cada una. Se propusieron 3 dinámicas, las cuales facilitaron la apertura para dialogar y compartir.

Iniciamos presentándonos cada una de manera creativa, dando a conocer nuestras cualidades, vulnerabilidades, hobby. Después con la dinámica de las citas, se dio un tiempo para dialogar y escucharnos en pareja, sobre todo con la hermana que no conocíamos mucho. En este tiempo se propuso compartir las siguientes preguntas: ¿Cómo surgió mi vocación? y ¿Qué me ha sostenido a lo largo de mi proceso de formación inicial y qué deseos o sueños tengo para mi vida?

Luego con la dinámica del “lazarillo” se motivó a dejarse guiar por una compañera, ya que una de ella estaba con los ojos vendados. Durante el recorrido fuimos compartiendo espontáneamente sobre nosotras mismas y respondiendo/dialogando sobre algunas preguntas que surgían. Fue un momento muy profundo, donde cada una se sintió libre de compartir y abrir su vida, lo más sagrado, a la otra.

Concluimos este espacio de integración e interacción con la dinámica “verdad o prenda”, la cual nos permitió interactuar con naturalidad y compartir sobre experiencias de nuestra vida (enamoramientos, nuestro sentir en la asamblea, miedos…). Estíbaliz y Geraldina nos aportaron e iluminaron desde sus experiencias.

Después de las dinámicas fuimos acompañadas por Geraldina, quien nos introdujo el tema: “Desafíos de la etapa de juniorado”, destacando tres desafíos fundamentales: la espiritualidad, el cuidado de los vínculos: la comunidad y las relaciones, el cuidado de la entrega a la misión. Espacio bonito y desafiante para nuestra etapa.

Ha sido un encuentro gratificante, motivador y provechoso. Nos ayudó a estrechar vínculos, crecer en amistad… Como gesto de cercanía unas de otras, acordamos intercambiar el dibujo, poema, canto, con el cual nos habíamos presentado y nos comprometimos orar por ella, escribirle y tenerla pendiente.

Terminamos nuestro encuentro, acompañadas por la canción: “Dios me ha dado hermanas, un regalo para mi debilidad…”, abrazadas unas de otras sintiéndonos sostenidas y animadas por las demás.

Disfrutamos de nuestro encuentro: Estibaliz, Leti, Frania, Georgina, Eveling, Mati, Yaneth, Geraldina.

 

Share
Share
Share