Estamos teniendo la oportunidad de estudiar en la Universidad de San José. Como esta universidad es internacional, nos encontramos con personas de muy diferentes países. Nuestros profesores son inteligentes y nos tratan muy bien. Los primeros meses fueron un gran reto, ya que teníamos que aprender muchas cosas: el uso de las nuevas tecnologías, el poder entendernos en inglés, que es el idioma que se usa en la universidad, saber cómo manejarnos en las clases, ya que las aulas se encuentran dispersas en diferentes edificios y hacer las tareas que nos mandan nuestros profesores.

En la universidad no usamos libros sino que la mayoría de las clases son hechas a través de Internet y en inglés. Al principio nosotras casi no podíamos entender lo que los profesores enseñaban, porque no sabíamos inglés. Con la ayuda de las hermanas hemos aprendido a utilizar el ordenador para hacer nuestros trabajos.

aspirantes  Macao 2Cada una de nosotras nos esforzamos lo más posible en aprender. Los profesores son pacientes y demuestran deseo de ayudarnos. Una de las profesoras, como no tiene hijos nos ha “adoptado” y nos da clases de inglés en las horas que ella y nosotras tenemos libres. Esta profesora nos ha conseguido varios ordenadores personales, así que para este curso vamos a tener uno para cada una. Ahora ya podemos captar lo que nos enseñan. Durante nuestras vacaciones de verano (julio y agosto) las hermanas contrataron una profesora de inglés con el fin de mejorar nuestra pronunciación. También tenemos la oportunidad en el verano de ayudar a los niños en la guardería. Como no podemos comunicarnos verbalmente con ellos por razón del idioma (ellos hablan cantonés) lo hacemos a través de nuestros gestos. Esta experiencia nos gusta mucho.

En este tiempo también nuestras hermanas nos dan clases de música, catecismo, historia de la congregación, nos enseñan a preparar la liturgia, a cocinar, a comprar, a limpiar y ordenar la casa. Nos vamos turnando en todas las tareas haciéndolas compaginar con los tiempos de estudio.

En casa tenemos muchas actividades para nuestra salud física y espiritual. Estamos aprendiendo a preparar el retiro de cada mes. Cada tema nos ayuda a reflexionar sobre nuestra vida y nuestra fe; después de nuestra reflexión personal tenemos la oportunidad de compartir nuestra meditación.

aspirantes Macao 3Cada mañana, antes de la oración, con el fin de liberar nuestra ansiedad o preocupación, hacemos ejercicios de relajación, seguido de un tiempo de meditación, luego tenemos nuestra oración comunitaria. Los sábados y domingos por la noche vemos películas en inglés, esto nos ayuda a mejorar nuestra comprensión en este idioma. De vez en cuando preparamos teatro, también con el fin de mejorar nuestro inglés.

Alguna vez vamos a la playa para recrearnos, refrescar nuestra mente y liberar nuestro estrés. Todas estas experiencias nos hacen felices y fuertes en nuestra vocación y nos desafían para seguir a Jesús. Estamos felices de tener dos nuevas compañeras. Se acaban de integrar con nosotras. Son muy responsables y ya las sentimos parte de la familia.

Estamos muy agradecidas a Dios por todo que Él ha hecho por nosotras y por lo que está haciendo en este tiempo. Agradecemos a todas ustedes queridas hermanas por su generosidad y por darnos esta oportunidad de responder a Jesús viniendo desde diferentes países. Les pedimos que recen por nosotras para que podamos perseverar y ser buenas Misioneras en el futuro, nosotras les recordamos en nuestra oración.

Share
Share
Share