El 28 de abril de 2018 se celebró el encuentro no. 52 del grupo de laicos sobre el grupo de ascensos Lea, en la casa provincial, integrándose así en las celebraciones de los 100 años de la congregación.

En la mañana reflexión además del grupo de Liegos participaron también, las hermanas de la comunidad del barrio y casi todas las hermanas de la casa que nos acogieron

La reunión comenzó con la propia oración del grupo, con nuestros fundadores, e inmediatamente entró en el tema de la Eucaristía, planeado para esta reunión. Comenzó con el intercambio de algunas experiencias/experiencia que algunos miembros del grupo tenían sobre la Eucaristía. Fue un momento vivo y muy interesante y nos llevó a la conclusión de que la participación en la "comunidad", el llevar a la vida para la celebración y la celebración para la vida, están siempre presentes en los "recuerdos positivos" presentados.

El padre. Junito OP, que había sido el huésped que nos guiaba en la reflexión matutina, comenzó el mismo diciendo que el compartir, el ambiente que estaba sucediendo en la sala/grupo, que formaba un gran círculo, era un requisito fundamental para cualquier celebración de la Eucaristía: el Que la gente se conozca, que comparta, que se interese el uno en el otro, por los acontecimientos de la vida. El tiempo avanzaba y era corto que el p. Junito tenía. Por lo que dijo, se observa, sobre todo, que la estructura de la celebración eucarística de las primeras comunidades cristianas era precisamente lo que se iba a vivir en ese momento en nuestro encuentro y sólo entonces era la "fracción del pan". Sólo más tarde la iglesia adoptó el esquema actual de nuestras celebraciones eucarísticas. Él habló después de las dos partes principales de la Eucaristía: la palabra y la repetición, por el anciano, de las palabras, más o menos textuales de Jesús, cuando en la última cena instituyó la Eucaristía. Estas palabras son lo esencial de la Eucaristía, y no pueden ser alteradas o sustituidas, lo que no sucede con las otras partes de la Misa. 

El almuerzo compartido era muy rico en cantidad, calidad y variedad. La convivencia fue animada.

La tarde comenzó con el himno del grupo, escrito por João Pedro Mendonça, y con la presentación del vídeo del Papa Francisco en Puerto Maldonado, cuando nuestro coordinador general, acompañado por otra hermana nuestra y algunos dominicanos ofrecen la imagen De nuestros fundadores al Papa. Porque era la víspera de la fiesta de Santa Catarina de Sena, también se le pasó un poder-punto con el poema dedicado y hecho por fr. Bento op.

En la planificación de la próxima reunión decidió que:

  1. Será el 17 de noviembre y, en principio,-dependiendo del tiempo-estará en el laurel (Coimbra) en la casa de la amada Lena.
  2. Continuará con el tema de la Eucaristía y para ello se le pidió que fuera. Deolinda divide las diferentes partes de la Eucaristía y las envía al grupo, para que cada una escoja la parte que quiere preparar, para que la próxima reunión presente y explique al grupo su significado, haciéndolo de una manera viva y si es posible cumplido.

Todos vamos a la nueva casa de las hermanas del barrio que está ahora en la damary. La visita fue animada y acompañada de aperitivos y convivencia.

Fue un día hermoso y muy lleno.

Ir. Deolinda Rastogi

[Galería tamaño = "Medium" IDS = "5989, 5988, 5987"]

 

Share
Share
Share