Dentro del marco de la celebración del Centenario de la Congregación, hemos vivido espacios de encuentro, de convivencia, de armonía y cercanía en los diferentes acontecimientos, queremos compartir lo siguiente: 

Una de las actividades  ha sido el Congreso Misionero, con la participación de 320 laicos, religiosos de los diferentes lugares del país, como Arequipa, Ayacucho, Bellavista, Cusco, Huacho, Lambayeque, Lima, Piura, Puerto Maldonado, San Clemente, San Ignacio, Sepahua, de Bolivia: El Alto y la Paz, de Chile: Antofagasta, Calama, Santiago y  Ecuador. Con el objetivo General: “Recrear nuestras relaciones humanas en los distintos ámbitos en que nos movemos, con una espiritualidad que nos permita ser agentes de humanización.

Planteándonos objetivos específicos:

  1. Tomar conciencia de la realidad que nos toca vivir en el ámbito de las relaciones humanas.
  2. Reflexionar sobre los desafíos que más afectan la convivencia en nuestros países.
  3. Enfrentar esos desafíos desde el ejercicio de nuestra profesión.
  4. Asumir compromisos para generar relaciones humaniza doras en todos los ambientes en que actuamos.

Dirigido a:

  • Grupo A: Personas que comparten nuestro carisma y que ejercen su compromiso en las obras que promueve la congregación.

 

  • Ex alumnas y ex alumnos del las Instituciones Educativas
  • Miembros de los Talleres
  • Miembros de las Comunidades Laicas
  • Miembros del Movimiento Juvenil
  • Colaboradores de las Instituciones Educativas
  • Padres de Familia de las Instituciones Educativas

 

  • Grupo B: Personas que comparten nuestro carisma y que el ejercicio de su compromiso trasciende el ámbito donde desempeñan su labor, impactando su entorno social de manera significativa.

 

 

ADJUNTAMOS DOS TESTIMONIOS: De Martha y Mónica  QUE EXPRESAN LO VIVIDO E INTERIORIZADO EN ESTE ENCUENTRO.

 

TESTIMONIO DE MARTHA

Del 6 al 8 de julio, en el Colegio de Jesús en Lima, tuve la grata satisfacción de participar en el Congreso Misionero por los 100 años de fundación de la Congregación de las Misioneras Dominicas del Rosario. Respondí así a la invitación de las hermanas de Cusco, y representando a la Pastoral Familiar del ISEP Santa Rosa. Me he sentido como en familia con todos y todas que compartimos en este encuentro.

Los expositores y expositoras nos hablaron sobre la humanización y las relaciones,  la necesidad de tomar conciencia de la realidad que estamos viviendo hoy, de reflexionar los desafíos que surgen desde lo que hacemos cotidianamente, en el trabajo, en la vida diaria, en las comunidades de pastoral familiar, en la sociedad. Enfrentar los retos que hoy tenemos  ser discípulos, misioneros y servidores, llamados a ser samaritanos, a comprometernos con el hermano y la hermana que no tienen voz y esperanza… ser sujetos activos y responsables de la creación entera.  Nos queda la tarea de humanizar, empoderar y fortalecer los centros educativos, los trabajos pastorales, todos los grupos existentes, inspirado por el Carisma de la Congregación.

Concluimos el congreso con el propósito de seguir construyendo una sociedad, humana, justa e inclusiva, fraterno y solidario, diversa y universal, con la misión de la defensa de la dignidad humana, inspiradas por el Carisma de la Congregación  “Evangelizar en los lugares donde la Iglesia más nos necesite”.

Martha Elena Medina Rodríguez

Pastoral Familiar del ISEP Santa Rosa

Cusco

 

 

TESTIMONIO DE MONICA

Me ha ofrecido la vida la gran oportunidad de participar en un espacio de reflexión y aprendizaje sobre las nuevas perspectivas para humanizar nuestras relaciones interpersonales, un tema que nuestras HMDR vienen desarrollando desde hace muchos años, que también nosotros como laicos debemos entender, reflexionar y trabajar en ello, es decir tomar conciencia  de la realidad que nos toca vivir  hoy en las relaciones humanas y asumir compromisos que generen relaciones humanizado ras en todos los ámbitos en que actuamos,  este importante evento  llevada a cabo en la ciudad de Lima del 6 al 8 de julio me deja como apreciaciones lo siguiente:

  1. Se ha contado con la participación de importantes ponentes y panelistas que desde su experiencia me permitieron entender de mejor manera lo referente a la vida, la humanidad, las relaciones humanas, la presencia de Dios en nuestra vida, la fe, la labor que las hermanas MDR vienen desarrollando en todas partes del mundo, pero sobre todo en el Perú.
  2. Los expertos en los temas fueron:
  • El Padre Gustavo Gutiérrez, la Ministra Liliana La Rosa, la ex Ministra Marisol Pérez Tello, Jeny Rada De Bolivia, Carmen Lora , Yesika Patiachi, Padre Juan José Salaverry Villarreal y la Hna. Jacqueline Sothers Malebran.
  1. Las ideas generales que más me impactaron y que a partir del Congreso vengo trabajando son:
  • Vivimos una sola historia como seres humanos, nos exige conocernos, escucharnos, escuchar qué le pasa a nuestro prójimo, estar atentos en el servicio que brindamos y para conocer a Dios es necesario que conozcamos a nuestro prójimo
  • El objetivo de Jesús fue humanizar y debemos encaminar nuestras vidas a eso.
  • Se debe recrear a las personas desde el tema de conciencia de sí mismo.
  • Se debe recrear las relaciones interpersonales, de respeto al otro para complementarnos no para competir, sino para respetar emociones  y sentimientos,  mantener relaciones de justicia.
  • Humanizar la vida consagrada es urgente y de todos, desde el testimonio de vida de cada uno de los equipos de los cuales formamos parte.
  • Necesitamos recuperar la parte ética de las instituciones, cuidar la casa común, generar espiritualidad de compromiso.
  1. Se ha contado con espacios de análisis y aportes en equipos de trabajo o comisiones, en las cuales tuve la oportunidad de conocer a personas de otras instituciones, que asumen compromisos de humanización desde su labor cotidiana que realizan.
  2. Debo manifestar que esta experiencia me ha enseñado mucho, tanto para mi vida personal, familiar y laboral, sé que todavía debo mejorar muchas cosas pero estoy trabajando en ello.

Una vez más agradezco a las Hermanas Misioneras Dominicas Del Rosario por estas enseñanzas.

 Mónica Valenza Aragón

Share
Share
Share