COMUNIDAD DE PUERTO MALDONADO – BOLETÍN MARZO

*Entrevista  a las Hermanas de la Comunidad y Agentes Pastorales[1]

ALBERTO: ¿QUÉ OPINAS SOBRE LA CONVOCATORIA DE ESTE EVENTO ECLESIAL RELACIONADO A LA AMAZONÍA?

Ya era tiempo. Es un clamor de la tierra y de quienes vivimos en este territorio. Creo que la visita del Papa Francisco a nuestro territorio de Puerto Maldonado, está ayudando mucho. Los Nativos Amazónicos necesitamos hacer escuchar nuestra voz. Estamos perdiendo nuestra identidad, nuestra lengua, nuestras costumbres y la Iglesia tiene que seguir acompañando a las Comunidades Nativas para no perdernos del todo.

GLORIA: ¿QUÉ NOS PODRÍAS DECIR SOBRE LA CONVOCATORIA DEL SINODO?

Muchas veces me he preguntado “cómo hemos llegado a él”, “porqué el Papa Francisco lo ha convocado”. Y no tengo duda que es una obra del Espíritu Santo. Creo que los Obispos de los Vicariatos Amazónicos y la REPAM, han jugado un papel importante en la convocatoria. Y al igual que han indicado otras personas, la visita del Papa Francisco al Perú y a nuestra Región, ha potenciado el interés y el compromiso con esta realidad. Es una oportunidad para la Iglesia y especialmente para nuestro Vicariato Apostólico, de mirarnos con objetividad y de fortalecer la Pastoral Indígena y el acompañamiento a las Comunidades Nativas.

LOURDES: EL SINODO AMAZÓNICO TIENE UN DOCUMENTO DE TRABAJO QUE HA SIDO ESTUDIADO POR LA COMUNIDAD Y POR DIVERSOS AGENTES ECLESIALES Y DE SOCIEDAD CIVIL  ¿QUÉ HA DEJADO COMO APORTE EL ESTUDIO DE ESTE DOCUMENTO?

Efectivamente, hemos estudiado en comunidad y hemos priorizado algunas preguntas para el diálogo con diferentes agentes pastorales y personas de sociedad civil, en relación a problemática y alternativas de solución.  Esto último ha sido muy bueno, porque nos ha permitido tener información confiable y de primera mano sobre la problemática en esta Región Amazónica, escuchar voces diferentes y apreciaciones críticas del caminar de la Iglesia en este territorio; y es que “los nuevos caminos” que queremos recorrer, como dice el documento, debe contar con todo el pueblo de Dios.

A nivel personal, me siento sensibilizada a continuar con el estudio, ya que nos ha permitido ir más allá del documento y hacer otro tipo de investigación bibliográfica complementaria. Voy haciendo seguimiento a lo que acontece en las diferentes asambleas presinodales nacionales y locales; y desde mi ubicación en la Mesa de Concertación para la lucha contra la pobreza-MCLCP- también busco articular lo que tenga que ver con la Amazonía y sumar a otros esfuerzos en bien de los Indígenas.

Es un tiempo privilegiado en el que se sigue visibilizando la Amazonía en sus problemas y posibilidades, no sólo para los nueve países de la Cuenca Amazónica, sino para la Iglesia universal.

ERMELINDA: ¿CÓMO  HAS APRECIADO ESTA ETAPA DEL TRABAJO CAMINO AL SÍNODO?

Los pueblos necesitamos visibilizar nuestra cultura, no sólo para que otros reconozcan mi identidad, sino para quienes tenemos raíces culturales diferentes y que hemos sido invisibilizadas, cuidemos y rescatemos lo propio sin avergonzarnos. Los espacios de asambleas y otros encuentros en la línea del Sínodo me han permitido confirmar que en el Papa Francisco tenemos un gran aliado. Estoy escuchando a algunos líderes indígenas recordar sus palabras y el encargo que dejó a la Iglesia en su visita a Puerto Maldonado. Tengo esperanza de que sigamos avanzando en el reconocimiento de los derechos de los Pueblos Originarios y el cuidado de la casa común.

YESICA: ¿CÓMO VES EL APORTE DE LA MUJER AL TRABAJO DEL SINODO?

Cuando el Papa convocó el Sínodo y se nos comunicó que venía a Puerto Maldonado, sentí inmensa alegría. Luego debo reconocer que he sido considerada como mujer indígena a participar en diferentes espacios presinodales y otro tipo de encuentros, para compartir nuestra sabiduría.  El saludo de acogida al Papa fue preparado y presentado de forma equitativa con otro líder varón y ha tenido un impacto positivo.

Nosotras tenemos mucho que aportar; pues la mujer indígena posee unos conocimientos, que no se han hecho públicos, han quedado más en la vida interna de las Comunidades; de lo que se habla es del liderazgo masculino; pero también existe el liderazgo femenino. La mujer tiene a su cargo el cuidado de la chacra; conoce los secretos para sembrar, cosechar y preservar las semillas; por eso la seguridad alimentaria de la familia y la comunidad, está en sus manos. También los diseños de la artesanía cobran vida y dinamismo, porque son creados en su mayoría por nosotras. Somos creativas y fuertes. Es cierto que deseamos que esta participación femenina siga incrementándose.

ZULLY: ¿TIENES ALGUNA RESONANCIA ESPECIAL SOBRE EL DOCUMENTO QUE HAN ESTUDIADO?

Este “documento de trabajo” es un instrumento válido que nos ha permitido acercarnos a un mundo desconocido, sobre todo ignorado por gran parte de la población y autoridades del País. Destaco sobre todo el que haya sido conocido y dialogado en algunas comunidades nativas del Vicariato, además de los diversos agentes Pastorales. Sus clamores y sueños están recogidos en la Síntesis hecha como REPAM.  Este año llegaremos a otras comunidades nativas con el mismo objetivo; pues el Sínodo está en camino.

Somos parte de esta Iglesia Misionera que desea con todo el corazón reanudar el camino junto a nuestras Hermanas y Hermanos Nativos, respetando sus ritmos y acogiendo su Sabiduría, descubriendo a Dios hecho Amahuaca, Yine, Harakbut, Shipibo, Quichwa, Machiguenga, Ese Eja…Este itinerario espiritual iniciado con la convocatoria del Sínodo, está cobrando fuerza y diversos cursos como los ríos y caminos de nuestra Amazonia.

 

____________

[1] Señor Alberto Ynuma Fernández, Etnia Amahuaca, Comunidad Boca Pariamanu. Integrante del Equipo Itinerante y de la Pastoral Indígena del Vicariato.

*Hna. Gloria Márquez Morte, MDR – Filipina. Comunidad de Puerto Maldonado. Secretaria del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado.

*Hna. Lourdes Pérez Torrecilla, MDR – Española.  Comunidad de Puerto Maldonado. Coordinadora de la MCLCP.

*Hna. Ermelinda Nachimbia, MDR  – Angolana. Comunidad de Puerto Maldonado. Pastoral Indígena y Hogar de Acogida.

*Hna. Zully Rojas Quispe, MDR – Peruana. Comunidad de Puerto Maldonado. Pastoral Indígena, Equipo Itinerante del Bajo Madre de Dios.

*Sra. Yesica Patiachi, Etnia Harakbut, Maestra de Comunicación Boca Colorado, integrante de la Pastoral Indígena.

 

 

Share
Share
Share