Primero fui a Puerto Maldonado (9 años), trabajé en educación; me llamaban “la Madre de los hombres”, porque me encargaba de los niños, mientras que otra hermana se encargaba de las niñas. He sido muy feliz. Los he querido mucho. Sólo tenían clase en la mañana, y en la tarde lo dedicaba a los enfermos del hospital. Así que hacía educación y salud. Pero en ese tiempo nos visitó la Madre General, Madre Josefina, y en una entrevista con ella me dijo que tenía que decidirme entre una de las dos, y al final me quedé en educación porque ella me vio cómo daba la clase a los niños y me dijo que en eso debía quedarme.

Maldonado era pura selva y en verano hacíamos una gira por la selva (8 días) a Puerto Niñapari con los machiguengas. La meta era hablar con las familias y ofrecer el internado para las niñas y los dominicos para los niños. Teníamos que ir casa por casa, en canoa, dormir en tabla.

También estuve en Coribeni, selva, en un internado por lo menos 18 años. En Arequipa, que es una ciudad grande de la costa, estuve en un colegio, unos 2 o 3 años. En Quillabamba, ceja de selva, no recuerdo, pero fueron en total 44 años en Perú.

Coribeni es lo que más recuerdo porque es donde más viví y trabajé mucho. Sufría mucho por la pobreza de la gente. Yo fui muy feliz entre ellos, hasta llegué a pescar de noche con los nativos. Lo recuerdo con especial cariño. He sido muy querida y los he querido mucho. Todavía les mando lo que puedo para ayudarles.

Al tener que predicar a Dios he aprendido a amarlo, a conocerlo mejor. Cuando veo a las personas veo a Dios.

Immaculada DiagoVine a España por la enfermedad de un hermano que después de 6 meses murió. Me hice una revisión médica y me diagnosticaron cáncer en el estómago. De esto hace como 15 años. Me hicieron tratamiento y la cosa se estabilizó. No tengo muchas fuerzas, ahora mismo tengo marcapasos.

Aquí en Madrid he colaborado con los dominicos en la oficina de Misiones Amazónicas. Ahora voy a un grupo de formación cristiana y humana con unas señoras de la parroquia.

Siento que he sido una buena misionera, trabajadora, sacrificada y queriendo mucho a la gente.

Share
Share
Share