Teresinha. Mahotas. Mozambique.

teresinhaCapacidades, a nivel de lenguaje, nunca fueron las mías, por eso os entrego las mejores palabras escritas para expresaros la profunda gratitud que tengo por todas vosotras, por el cariño constante y por todo aquello que me enseñasteis en la bonita misión que realizais. Enseñanzas que serán para toda mi vida y que me han sido ofrecidas gratuitamente, a través de vuestra actitud, de vuestra amistad, de vuestro silencio, de vuestro sentido del humor, de vuesta complicidad, de vuestra simplicidad, de que es mucho mejor cuando hablamos con el corazón  que cuando damos uso pertinente a las palabras. Por todo esto y mucho más, pues de esta experiencia llevo conmigo una enorme fortuna.

Fortuna esa que no se mide, no se cuantifica, no se desperdicia. Una fortuna que vive de una enorme responsabilidad, coherencia en el uso y, por encima de todo, de un compromiso que quiere ser vitalicio.

Nunca me olvidaré de cómo vosotras entraron en mi vida y de cómo la moldearon y de cómo la hicieron mejor y más llena, valorar y dar valor.

teresinha en una sesion con ninosMe recordaron la gran importancia de los rituales, y de cómo no nos  bastamos y somos limitadas. Y que sólo con y a través de los otros honramos de la mejor manera nuestra vida. Todo esto viene a confirmar, que de hecho sólo tenemos que confiar en Dios y dejar que Él “haga de las suyas”. Él de hecho, “no escoge los capacitados, capacita los escogidos”, y eso me da una enorme tranquilidad, por saber que Él tiene aquí, en este reino, que se construye aquí y ahora, representantes de grande calibre. Y para que conste y nunca sea olvidado, estos representantes sois vosotras.

Gracias, por hacerme sentir en este momento, un enorme aprieto en el corazón, es señal de que aquel órgano esta vivo y la urgencia y razón por la que vale la pena entregarnos en Él a las cosas.

Un grande, grande abrazo de esta siempre vuestra amiga que os quiere mucho y nunca os olvidará.

Share
Share
Share