IMG 6755IMG 6724IMG 6742IMG 6685IMG 6708IMG 6715 Queridas hermanas y amigos,

Gracias…

La situación está mejorando y la gente de Zamboanga intenta volver a la normalidad en el trabajo, colegios, negocios y en todo lo que se puede llamar “vida normal”.

Las clases han comenzado pero todavía estudiantes, alumnos y algunos profesores tienen miedo de ir a los centros educativos ya que la seguridad no está garantizada a pesar de la proclamación de estabilidad hecha por el gobierno. Están limpiando los lugares bombardeados y se mantiene el continuo y meticuloso control de vehículos pesados y de transeúntes. Todavía hay algunos casos de asesinatos y quema de casas y pisos en algunos lugares y ha habido un caso aislado de rehenes cuando dos miembros heridos del Frente Moro de Liberación (MNLF) huyeron de la ciudad y entraron en una casa pidiendo medicinas. Pero algunos de la casa en vez de ir a comprar los medicamentos a la farmacia fueron a la policía. Entonces cogieron como rehenes a los restantes miembros de la familia, aunque fueron liberados más tarde cuando la policía llevó a los rebeldes a la comisaría para investigar el caso.

Los evacuados están todavía en los centros, especialmente aquellos cuyas casas fueron incendiadas durante los disturbios. Sus hijos van a clase en el mismo centro. Nos esforzamos por hacerles la vida agradable y les damos comida cuando tenemos.

Hoy, 1 de octubre, deseamos poner fin a todo este dolor y tensiones que hemos pasado. Oramos por la intercesión de Santa Teresita para que Dios ponga remedio a esta situación en el Sur de Filipinas.

En nombre de los Zamboangueños, queremos daros las gracias a todos y cada uno de vosotros que nos habéis acompañado y apoyado con vuestras oraciones en esos momentos en que lo único que teníamos era la esperanza dentro del miedo y la tiranía que nos rodeaba. No teníamos ningún sitio seguro donde estar, sólo Dios era nuestra seguridad. En verdad, Dios es bueno y ayuda a que el bien triunfe sobre el mal.

A todos, a todas y cada una de las hermanas y comunidades “Muchísimas Gracias” y que Dios os lo premie de la mejor manera.

Vuestras hermanas de Zamboanga, Filipinas.

Zamboanga, 8 de octubre.

“Y después de las tres semanas de conflicto armado, ahora las inundaciones causadas por las intensas lluvias dificultan las tareas de recuperación en Zamboanga. Muchos “barangay” (barrios) están afectados. Han suspendido las clases y no tenemos trabajo porque no podemos salir de casa por las inundaciones”. (Cdad. St. Pius, Zamboanga)

EFE.- “Poco a poco, Zamboanga intenta volver a la normalidad, pero las constantes lluvias que se registran desde el viernes pasado han inundado las zonas de baja altitud, lo que está causando más evacuaciones al menos en 10 distritos”, dijo la alcaldesa de la ciudad, Beng Climaco, al diario “The Star”. Según el Consejo Nacional de Gestión y Reducción de Riesgos de Desastres, unos 3.000 residentes de Zamboanga se han visto afectados por las inundaciones.

Share
Share
Share