¿Qué ha sido lo más significativo de tu vida misionera en América Latina?

Me impactó tremendamente la marginación y la pobreza en que vivía la gente, esto me ayudó a relativizar muchas cosas en mi vida, a comprender mejor la Palabra de Dios y la importancia del testimonio como religiosa misionera.

foto¿Qué rostro de Dios descubriste al contacto con la gente?

Al visitar a las familias me sentí acogida, vivían alegres, compartían lo poco que tenían. La confianza en que su situación cambiaría porque Dios siempre les había ayudado. Descubrí la fe en un Dios cercano. En las Comunidades de Base, después de mucho tiempo, descubrí que lo que necesitaban no era tanto maestros sino hombres y mujeres, misioneras entregadas y alegres, testigos de amor y esperanza, sencillas y cercanas, esforzadas, buscando juntos para mejorar sus vidas al estilo de Jesús no siendo indiferente a sus necesidades básicas.

Maria Sanz 2¿Qué te aportó el dedicarte a la formación?

La labor de acompañamiento, discernimiento y animación en el proceso de formación, no es nada fácil, pero me ayudó el conocerlas y quererlas, asumiendo con ellas sus limitaciones, apoyándolas en el llamado que Dios les había hecho trabajando con ellas en espíritu de comunión. Para mí fue entrar en un camino de conversión, cada persona es un misterio, hay que salir de sí misma para descubrir el querer de Dios, hay que desnudarse y confiar en el Espíritu. Implica dedicación, escucha y crear una comunidad comprometida y acogedora.

Maria sanzEl estar en la formación me abrió muchas posibilidades de crecer como persona por medio del aporte de Conferre, al compartir las diversas experiencias y búsquedas a nivel de vida religiosa.

Share
Share
Share