Experiencia de misión con mujeres en Mozambique

 

Mujeres

 (Haz clic en la imagen para ver el video)

 

La tarea de acompañar los grupos de mujeres con las cuales compartimos nuestra vida es como una aventura. Pasamos por diferentes experiencias, gratificantes unas y desafiantes otras; atravesamos caminos que nos conducen, a las cumbres unos y a desfiladeros otros, por tiempos más productivos en iniciativas y otros más serenos de discernimiento y reflexión. Pero siempre atentas a nuestra tarea, para no perder el talante carismático que da sentido a nuestra evangelización, la “liberación integral de la persona”.

 

Como Misioneras Dominicas del Rosario hemos contado con la colaboración solidaria de: La Empresa Imágenes integradas 1, AUZO LAGUN, S.Coop., quien ha contribuido solidariamente para apoyar en este programa de micro-créditos, cuyo objetivo es proporcionar autonomía económica a mujeres afectadas por el virus VIH en Mozambique. En nombre de todas las beneficiarias les agradecemos por su solidaridad.

 

Dentro de este proceso progresivo estamos implementando un programa de animación de grupos de “Ahorro y Fondo Rotativo” que desde hace dos años se está consolidando y dando respuesta a una de las necesidades sentidas por las mujeres que acompañamos.

 

Se trata de proporcionar a las participantes en el programa recursos económicos para que puedan emprender algún negocio generador de beneficios. Es evidente que no hay ninguna otra institución que les ofrezca esta oportunidad de modo accesible a sus posibilidades.

 

La filosofía del programa consiste en promover la auto-gestión, cada grupo funciona con plena autonomía y al mismo tiempo la solidaridad entre los miembros. Existen normas muy concretas y compromisos que deben ser asumidos con mucha responsabilidad pues en caso contrario el fracaso puede ser frustrante para todas.

 

Inicialmente existe un capital como fondo del grupo que aumenta con el ahorro de cada una de las participantes. . Con este fondo se conceden  los préstamos solicitados que deben ser devueltos en los periodos establecidos previamente, con un cierto interés, consensuado al inicio de la constitución del grupo. Estos intereses acumulados revierten, al final de cada año, en beneficio de cada una de las mujeres.

 

A través de los testimonios de las propias mujeres que nos presenta el video podemos entender que la auto-estima y la conciencia del valor y de la dignidad de ser mujer, pasan por experiencias concretas y nosotras  estamos seguras de que esta puede ser una de ellas.

 

Pero la verdad es que esta experiencia solo es posible a través de los gestos de solidaridad de otros grupos de mujeres, abiertas y sensibles, que dan testimonio de que otro mundo es posible, y sus gestos son realmente portadores de mayor dignidad y fraternidad.

 

Auxiliadora Hernández

Share
Share
Share