En la actualidad vemos un número creciente de emigrantes y refugiados en todas las partes del mundo, esto es porque la gente busca mejoras económicas, seguridad y un futuro mejor para sus familias.

Aquí, en Taiwan, aunque la moneda no es tan alta comparada con otros países, los salarios son mejores que en los países de origen de los migrantes. Gentes de todas las clases vienen a trabajar en las diferentes factorías que hay en Taiwan. Los salarios se pagan puntualmente y son lo suficientemente buenos como para poder proveer a sus familias. No todos los trabajadores son profesionales, pero muchos de ellos tienen terminada la universidad, aunque no pudieron encontrar un trabajo decente en sus países.

Migrantes2

El primer encuentro de las Hermanas con los trabajadores filipinos ocurrió en uno de los encuentros de preparación para la celebración de las actividades dominicales con los migrantes. El grupo de filipinos se alegraron mucho de ver Hermanas filipinas y las invitaron a visitarles en su comunidad, el Champion Dormitory, en Yongkang. Esto queda bastante lejos de la ciudad, 45 minutos en autobús, sin tráfico. En este “Dormitory” viven varios miles de filipinos, tienen residencias diferentes para hombres y mujeres. El personal del “Dormitory” les provee de un lugar que pueden usar para las Eucaristías de los domingos y una pequeña habitación en la que pueden guardar sus instrumentos musicales y las cosas que necesitan para la Misa. La comunidad se formó bajo la guía de los Salesianos. Los sacerdotes se alegraron también de la presencia de las Hermanas. Tienen la Eucaristía todos los domingos por la mañana y por la tarde y también se les permite tener otras actividades religiosas como el rezo del rosario y el compartir de la Biblia, durante el mes de octubre tienen el rezo del rosario, de habitación en habitación y en enero el festival Sinulog.
Les acompañamos los jueves en la mañana en su compartir de la Biblia, y el sacerdote acude por la tarde. También les aconsejamos en sus problemas y les ayudamos en lo que podemos cuando comparten su añoranza por sus seres queridos. No sólo vamos a Yongkang, sino que también estamos disponibles para las necesidades de la parroquia Inmaculada Concepción, de los Padres Dominicos. Se encuentra sólo a media hora de camino de nuestra casa. Antes sólo había una Misa en inglés para los migrantes, pero debido al número creciente de los que asisten, la parroquia ha decidido tener otra Misa en inglés.

 

Migrantes3

Tenemos formación continuada con este grupo de emigrantes por medio de compartir la Biblia, retiros y ejercicios. En el 2014 comenzamos Simbang Gabi como preparación para la Navidad. Las Hermanas, por turnos, preparan la reflexión del Evangelio. En la Parroquia también organizamos salidas, para afianzar nuestros lazos como comunidad.

Todas estas actividades suponen una gran ayuda para los trabajadores migrantes, porque tienen un lugar al que pueden llamar “su casa”. A través de nuestro contacto con ellos vamos conociendo, cada vez más, todas sus luchas y dificultades. Los ayudamos tanto espiritual, como económicamente, en la medida que podemos. Los sacerdotes Dominicos de la Parroquia son un gran apoyo para la comunidad filipina. Las Hermanas también damos catequesis a los que lo solicitan, especialmente como preparación para los sacramentos de confirmación y bautismo. La comunidad filipina tiene muchos ministerios, como lectores, coros, monaguillos…

Migrantes4
Trabajar y vivir en el extranjero no es fácil para la mayoría. Tienen muchos problemas, como abusos por parte de la agencia de contrato o sus empleadores, la barrera del idioma que muchas veces produce malentendidos, la añoranza por sus familias y seres queridos que se encuentran en su país de origen. Escuchamos muchas historias que nos parten el corazón como problemas de familias rotas, jóvenes disfuncionales y delincuentes debido a la separación de su familia, aumento de la inestabilidad moral que es una fuente de problemas y que supone un reto para la iglesia y la sociedad. Es nuestra responsabilidad ayudarles en sus luchas diarias, para que puedan permanecer fieles a sus familias y seres queridos.

Lo que nos consuela en nuestro trabajo es el saber que muchos de ellos se han vuelto más atentos y fieles con sus familias. Son muy generosos y agradecidos. La comunidad del “Champion Dormitory” está ayudando económicamente a estudiantes necesitados en Filipinas, enviándoles también material escolar.

Migrantes5
El año pasado tuvimos la oportunidad de celebrar junto con los migrantes, el 800 Jubileo de la Orden. Ayudaron mucho en la decoración y en los programas. Fue una experiencia muy rica, que coincidió con la celebración navideña en nuestra casa. Para esta celebración asistieron tanto la comunidad filipina como la china de la Parroquia Inmaculada Concepción. El Obispo estuvo también presente, así como personal de la Oficina Económica y Cultural de Manila. Nuestro párroco, el P. José Veneros compartió con todos su visión sobre la vida y las virtudes de Santo Domingo.
La Diócesis de Tainan celebra el domingo del migrante la segunda semana de enero. Esta es una ocasión para encontrarnos con migrantes de otros países, que trabajan aquí, con ellos profundizamos en nuestra fe y creamos vínculos entre los filipinos y los demás trabajadores. Es una ocasión para compartir alegrías, talentos, habilidades, promocionar nuestras culturas y valores a través de la danza y el canto. Todos los migrantes esperan con alegría esta celebración como una ocasión para conocerse entre sí y experimentar sentimientos de pertenencia. El Obispo, las Hermanas, los sacerdotes y los líderes comunitarios tenemos encuentros regulares durante el año para planear y preparar esta actividad anual.

 

Migrantes6
Pedimos continuamente cada día, tener la fuerza y el coraje de llevar adelante este trabajo que el Señor nos ha encomendado. Rezamos constantemente por la guía y protección para todos los trabajadores migrantes en todo el mundo.
El trabajo de servir y trabajar con las personas en “movimiento” es un verdadero reto.

Share
Share
Share