“Ojalá que el Señor me las guarde de todo mal y que entre todas reine y se estreche cada día más la santa caridad y unión fraterna, necesaria para toda vida de comunidad” (M. Ascensión Nicol)
“Dios es amor: y el que permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él” (1 Jn 4, 16)

2. CHOZA – SORORIDAD

En la sencillez de una choza,
nuestras hermanas fueron forjando la fraternidad.
Hogar que alimentaba una misma ilusión.
Con sus miradas puestas en el Jesús montañés
se encendía su amor cotidiano y la amistad.
En una choza fue madurando su entrega,
desafíos y proyectos.
Juntas fueron anudando sus lazos fraternos
y animándose a vivir en fidelidad a la llamada.
Las vidas de los pobres nutrían sus diálogos.
Todos sus talentos al servicio del pueblo.
En una choza fue amasándose nuestro carisma.
Choza de puertas abiertas para cuidar la vida amenazada
para acoger y escuchar.
Choza humilde, solidaria con el pueblo.
Hermanas encarnadas en el latir y padecer de los nativos.
Choza, casa de predicación
Faro radiante de comunión, corazón universal,
Palabra creíble, evangelio nutrido de dolor y pasión.

Gracias Señor porque nos fundaste en el amor,
y nos enviaste a evangelizar.
Gracias porque tú estabas en medio de la primera comunidad misionera
manteniendo encendida la hoguera de la entrega y de la donación.
Ayúdanos a seguir transparentado tu bondad desde nuestra comunidad.

Share
Share
Share