Reverendos padre
s, Abades, reverendos
hermanos, reverend
os hermanas, distin
guidos invitados a sus respectivos títulos y cualidades,
Queridos miembros de la familia Dominicana,
queridos hermanos y hermanas en Cristo;

Nosotros, las hermanas misioneras dominicanas del Rosario, damos gracias al Señor por todas sus bendiciones a nuestra congregación. Hoy, nuestra gratitud a Dios es inmensa, porque desde entonces ha despertado este carisma en los corazones de nuestros fundadores: "evangelizar a los pobres en situaciones misioneras especialmente donde la Iglesia nos necesita más"; Evangelización que realizamos en el campo de la educación, la salud y la sociedad, estamos en nuestro año 99.

Nuestra congregación fue fundada en Perú en América Latina por un padre dominicano Ramón Zubieta y una madre Dominicana ascensión Nicol, en el bosque de Maldonado, diócesis de Urubamba y madre de Dios el 7 de octubre de 1918. En su 99 aniversario, nos pareció necesario abrir un año jubilar que se extiende desde el 7 de octubre de 2017 hasta el 7 de octubre de 2018. Es un año de acción de gracias y también un año que nos permitirá dejar de evaluar nuestro pasado para proyectar el futuro juntos en otros nuevos. Tema desarrollado durante nuestro vigésimo capítulo general: "un vino nuevo además".

Fieles a Santo Domingo nuestro padre, quien confió la orden bajo el patrocinio de la Virgen María, nuestros fundadores tienen cuando a ellos, encomendados a la congregación bajo la protección de nuestra Señora del Rosario cuya iglesia hoy se conmemora.  Que María nuestra madre y nuestra Señora del Rosario intercedan por todos nosotros que estamos presentes en esta Eucaristía y en particular por nuestra Congregación para que el Señor nos conceda las gracias que necesitamos para permanecer fieles testigos de La proclamación del Evangelio de Jesucristo en palabra y obra.

Queridos hermanos y hermanas, como sabemos, las alegrías y las tristezas son compartidas con todos aquellos con quienes nos relacionamos. De una manera u otra, usted está en contacto con nuestra congregación. Gracias por dejar todas sus ocupaciones para venir y dar gracias a Dios con nosotros participando en esta celebración eucarística que abre nuestro centenario. Además, siempre serás bienvenida, siempre que sea posible participar en otras actividades que hemos programado a lo largo de este año jubilar.

Que esta celebración eucarística fortalece nuestros lazos de amistad y fraternidad.

Buena devoción a todos.

Kinshasa, 07 Octubre 2017 he

rmana Clarisse Kabanga Tshala

coordinadora provincial p

rovincia Saint Martin de Porres

Share
Share
Share