El camino para llegar hasta este día lo hemos hecho junto a personas que nos han acompañado de cerca para formarnos, sostenernos y animarnos. Agradecemos primeramente a Dios que nos llamó en su gratuita bondad, a nuestros padres que nos dieron la vida, también a las formadoras de las distintas etapas que han dedicado y entregado todo su ser para acompañarnos dentro de la Congregación. 

 

 DSCN2040

 

DSCN2043

 

DSCN2061

 

DSCN2090

 

DSCN2094

 

DSCN2102

 

DSCN2092

 

 

 

 

 

 

 

 

Una semana antes de la profesión, tuvimos un retiro de 7 días en Oecusse en el que una hermana nos acompañó para profundizar en nuestro seguimiento de Jesús y en la espiritualidad de las Misioneras Dominicas del Rosario. Nos recreamos en la espiritualidad de nuestros Padres Fundadores. Hubo momentos de muchos cuestionamientos interiores de cara a lo que tenemos que ser en el futuro. Terminamos nuestro retiro con mucha paz, esperanza y deseos de ser mejores.

 

La celebración tuvo lugar en el Enclave de Oecusse, (territorialmente es como una isla dentro de otra isla), porque aunque estamos dentro del territorio Indonesio pertenecemos a Timor Leste. Escogimos este lugar por ser muy significativo para la Iglesia de Timor, donde llegaron hace 500 años los primeros misioneros dominicos a estas tierras de Asia Pacífico y también nuestras primeras Hermanas en la década de los 50.

 

Nuestras familias tuvieron que hacer un largo viaje, desde los Distritos de Baucao y de Ermera pues ambos quedan muy lejos de Oecusse. Tuvieron que viajar en camión y luego en autobús para continuar en barco, toda una odisea para ellos, pero llegaron felices para compartir nuestra alegría.

 

La ceremonia religiosa se celebró en la Iglesia Parroquial “Nuestra Sra. del Rosario”, con la participación de dos Frailes Dominicos, un Padre del Verbo Divino, tres sacerdotes diocesanos, Hermanas del Equipo Provincial y Hermanas de las Distintas Comunidades de Timor Leste. Además estuvieron presentes otras dos congregaciones que están en Oecusse, exalumnas, padres de las niñas del internado, jóvenes de las distintas escuelas, personas de las distintas capillas, gente del gobierno y del pueblo de la montaña.

 

La Celebración Eucarística fue hermosa y animada, las niñas del internado se encargaron del coro. El rito de la profesión perpetua fue el momento más emocionante porque después de la emisión de los votos, el Sacerdote celebrante pidió la acción y fuerza del Espíritu Santo y todos los sacerdotes, Hermanas y nuestros padres nos bendijeron con sus manos.

 

En el ofertorio, las niñas más pequeñas del internado entraron danzando seguidas de cinco hermanas originarias cada una de un continente como signo de nuestra presencia en todo el mundo. Fue una ceremonia religiosa muy significativa pues desde hace décadas no se hacían unos votos perpetuos en Oecusse. Además fue una ceremonia diferente a lo que se acostumbra hacer en Timor. Terminada la celebración, se invitó a todos a compartir un momento de convivialidad en la Comunidad – Internado.

 

Pedimos a Dios y a todas las Hermanas que nos sigan acompañando con la oración, para que seamos fieles al compromiso final que hemos hecho de encarnar el evangelio entre los más pobres y podamos servir al pueblo que día a día nos revela el rostro humano de Dios. Queremos ser portadoras de esperanza y de vida nueva, portadoras de fraternidad y caminos de libertad.

Hnas.Santy y Lusy

 

 

 

 

 

 

 
 

 

Share
Share
Share