Esta nos parece una buena oportunidad para compartir con todas, a través de este medio, la realidad de los lugares en los que tenemos comunidades (Macau, Taiwan y China) conscientes de que para muchas es algo confuso o desconocido (les suena a “chino”). En los tres lugares, la población es mayoritariamente china, pero con situaciones muy diferentes entre sí.

 

En 1999 se puso fin a la última colonia existente en el territorio chino, con el traspaso de Macau del gobierno portugués al gobierno chino, ya lo había hecho antes, en 1997, el gobierno de Gran Bretaña con respecto a Hong Kong. Para dar tranquilidad a las poblaciones de ambos territorios, se crearon entidades conocidas con el nombre de Regiones Administrativas Especiales (SAR, por sus siglas en inglés) que tendrán una duración de 50 años. Durante este periodo, ambas gozan de una amplia autonomía contando con gobierno, asamblea legislativa, sistema legal, fuerza pública, moneda, sistema educativo, etc. Propio. Eso sí, todo bajo férreo control del gobierno de Beijing. También hay una presencia de las fuerzas armadas chinas en ambos territorios, a pocos metros de nuestra casa tenemos un “nuevo y elegante” cuartel de People’s Liberation Army que nos entretiene todos los días con su gritos de entrenamiento y sus marchas militares.

 

china-map - copia

 

MACAU

 

El territorio de Macau está constituido por una pequeña península y dos islas (ya unidas entre sí) de no más de 34 km cuadrados, cuenta con una población de 600,000 personas, con casi un tercio de la fuerza laboral extranjera. En los últimos años ha tenido un crecimiento prodigioso, pasando a ser de un pequeño pueblo a una ciudad en constante crecimiento en población y edificaciones, gracias a la industria del juego, son cientos de casinos los que existen en la ciudad, siendo el único lugar de China donde el juego es legal. Gracias a los impuestos, el gobierno tiene medios económicos abundantes que le permiten ofrecer educación y sanidad gratuita, así como otros servicios sociales.

 

Cada día cruzan las llamadas “Puertas del Cerco” (la zona que separa Macau del resto de China) miles de trabajadores, que vienen a la ciudad a trabajar preferentemente en la construcción, así como gente de Macau pasa al otro lado para hacer compras, pasear, visitar… la población china no necesita ningún tipo de visado para cruzar de un lado para otro, los extranjeros tenemos que conseguir una visa para el tiempo que se desee permanecer en el continente.

 

Los idiomas oficiales son el cantonés (que también se habla en la vecina provincia de Guangzhou) y el portugués (que no es hablado ni por el 1% de la población) mientras que en China y en Taiwan el idioma oficial es el mandarín.

 

En cuanto al aspecto religioso, la Iglesia goza de total libertad e incluso algunos privilegios, lo que es sorprendente es que después de tantos siglos de colonización el cristianismo apenas penetró en la población. Se calcula que sólo hay unos 20,000 católicos macaenses, además de la vibrante comunidad católica de migrantes filipinos y pequeños grupos de otros países de Asia como vietnamitas, timorenses, birmanos, etc. El clero chino, en su mayoría es de edad avanzada, hay muchos sacerdotes y religiosos extranjeros, muchos de ellos combinan su actividad en Macau con otras actividades temporales en el interior de China. Lo mismo sucede con las religiosas, en su mayoría son extranjeras, siendo muchas de las hermanas chinas bastante mayores.

 

TAIWAN

 

Taiwan (la antigua Formosa) pequeña isla frente a las costas de China, es otra realidad, con una mayoría de población china y una pequeña minoría de habitantes “originarios”. Cuando en 1945 el gobierno de kuomitang perdió el poder en su lucha contra el partido comunista chino, se retiró a la isla de Taiwan, con sus seguidores y allí establecieron lo que llamaron “el gobierno legítimo de China” reclamando para sí este nombre; con el paso del tiempo, y las nuevas realidades geopolíticas, esta reivindicación ha quedado cada vez más olvidada y sin ningún reconocimiento internacional. El gobierno de Beijing sigue considerando a Taiwan como una provincia de su territorio, mientras que se presentan posibilidades como la de hacer también una Región Administrativa Especial al tipo de Macau y Hong Kong para resolver el conflicto de una vez por todas. Mientras tanto, los contactos entre China y Taiwan se han incrementado en los últimos años, tanto en movimiento de población, viajes, turismo… como comerciales, de hecho muchas factorías en Taiwan se han deslocalizado hacía China, buscando mano de obra más barata, ocasionando pérdida de empleos y paro en la isla.

 

La situación de la Iglesia es también de total libertad. Sólo existe una pequeña minoría católica entre la población (entre el 2 y 3%).

 

CHINA

 

Y por último tenemos el gran gigante: China, a punto de convertirse en la primera economía mundial, con un crecimiento espectacular en los últimos años, pero que todavía tiene un gran sector de la población en condiciones de pobreza; con un sistema político muy cerrado y un gobierno represivo. Seguro que de este país tienen todas más información, así que no hace falta explicar mucho. Con respecto a la situación de la Iglesia católica, la situación es más confusa, con una aparente apertura en muchos momentos, pero con señales represivas en otros, con la división entre las dos “iglesias” la patriótica y la clandestina… cada una de ellas con sus luces y sus sombras.

 

Ponemos en las manos de María, nuestra Señora de China, estas tres realidades y toda la ingente población china, para que vayan construyendo sociedades más justas y humanas y para que luz de Dios, Padre y Madre, ilumine sus vidas.

 

Provincia Reina de China

Share
Share
Share