El día 24 de marzo realizamos una significativa ceremonia de envío a nuestras hermanas: Pamela Robles, cuyo destino es Puerto Maldonado, formará parte de la comunidad que llevará adelante el proyecto misionero congregacional de Justicia y Paz e Integridad de la Creación en el Departamento de Madre de Dios (selva peruana); Elizabeth Barboza, destinada a Mozambique; y Jacqueline Sothers, a Madrid para estudiar Teología.

La liturgia se realizó en la capilla Pablo VI, comunidad que acompañamos y que ha sido testigo y aporte al proceso de maduración humana y cristiana de todas las novicias que nos hemos formado en la comunidad de Pudahuel, Chile. Agradecimos a nuestra gente por el apoyo y su contribución al fortalecimiento de la vocación misionera. Se sintieron muy interpelados al ver un video de Mozambique y de Puerto Maldonado, lo cual les ayudó a ampliar la mirada e igualmente sentirse en solidaridad con estas comunidades.

El envío misionero lo hemos realizado en el contexto del proceso que estamos viviendo de cierre de la comunidad, luego de 34 años sirviendo al pueblo de Dios en la Zona Oeste de Santiago de Chile. Han sido años de profundo y valiente compromiso de las hermanas que han formado parte del Equipo Formador, y de experimentar que los pobres han sido nuestros maestros. El mensaje transmitido a las comunidades cristianas es que dejamos el sector por la urgencia misionera de nuestro Carisma, “donde la Iglesia más nos necesite” y que las semillas que ellos han ayudado a cultivar van a seguir siendo fecundas en otras latitudes, porque Dios está en todo lugar donde un corazón es capaz de amar.

Agradecemos al Espíritu por soplar por esta región del mundo, le pedimos ser fieles y acoger toda la novedad que significa encontrarse con otras culturas y realidades humanas.

 

Share
Share
Share