invitación para participar en el Congreso Misionero “Nueva Perspectiva para humanizar nuestras relaciones” de la congregación de las Hermanas Misioneras Dominicas del Rosario, la recibí de la Hna. Jacqueline Sothers. Le dije qué podía yo hablar, compartir, a quién…a quiénes…?

Era fácil…era solo hablar de Discapacidad en Bolivia…Es así que decidí preparar algo no muy técnico y buscar también datos estadísticos que muestren la realidad de un País en supuesto Proceso de Cambio…

Pero cuando tuve que exponer todo lo preparado…y frente a todas esas personas que de alguna u otra manera están comprometidas con la misión y visión de esta congregación…pues me quedé chiquita…más aun compartiendo el podio con gente muy importante socialmente y hasta políticamente, respiré hondo y comencé…pero creo todo hubiera sido más fácil si hubiera hablado mis propias experiencias…desde que llegué a la ciudad de El Alto y vi gente de muy escasos recurso económicos, humanos, emocionales…espirituales con un miembro en la familia que tenía Discapacidad Intelectual y que esto significaba una “carga” para esta dura realidad.

Niños que tienen que ser llevados en las espaldas, en la silla de rueda…a jalones (porque no caminan rápido por la propia discapacidad) en un frío que cala los huesos y las mamás tienen que hacerlo pues deben correr a vender lo que llevan para poder ganar un poco de dinero y con esto solventar algo de las necesidades del hogar…Madres cansadas de las labores propias del hogar, habiendo incluso anulado sus propias necesidades…y algunas que cuando una las ve dice: Solo ellas saben lo que es tener un hijo con discapacidad.

Y yo…simple profesional terapeuta del área de rehabilitación…intentado mejorar las habilidades de comunicación de este estado de discapacidad que cada uno presenta, siento que hago aún muy poco…

El trabajo de las Misioneras Dominicas del Rosario y de otras comunidades religiosas en mi país deberían ser mucho más valoradas…sin la iglesia católica y sus misiones no podría haber ese proceso de cambio…sería imposible…es por esta razón que hoy tengo la oportunidad de dar las gracias porque la vida me dio la oportunidad de encontrar mi misión en esta vida gracias a estas Hermanas…y gracias a la Fundadora siempre llevo marcado en el corazón la frase…”No basta hacer el bien, hay que hacerlo bien”…si no, no valdrá la pena…GRACIAS por el espacio Misioneras Dominicas del Rosario…JALLALLA A LOS 100 AÑOS DE FUNDACIÓN DE LA CONGREGACIÓN…un fuerte abrazo

Lic. Jenny Rada Ortega (Fonoaudióloga – C.M.I.S.M.A / El Alto, La Paz – Bolivia)

Share
Share
Share