Experiencia de Voluntariado de Susana y Pedro en Mozambique

 

El Mozambique que vimos tiene alegría, solidaridad, fuerza, coraje, belleza… ¡y tanta tolerancia!

 

Susana e Pedro 1

 

Susana y Pedro es un matrimonio joven que, después de un tiempo de preparación en Lisboa, acompañados por las hermanas del Equipo Provincial, batieron a nuestra puerta para compartir nuestra misión, ofreciendo lo mejor de ellos mismos. Nuestra comunidad de Mahotas los acogió con todo el corazón e vivimos una experiencia muy especial que ellos mismos relatan.

 

SUSANA E PEDRO 11

 

Susana y Pedro, ¿cuáles eran las expectativas y temores que teníais antes de iniciar el voluntariado?

 

Viajar para Mozambique significaba antes de todo compartir, crear puentes, abrir puertas en nuestra vida, tantas veces formateada por los medios de comunicación social, a nuevas culturas y maneras de ver la realidad. Teníamos expectativas de estar con las personas, con los niños. Y sobre todo teníamos deseos de entregar lo mejor de nosotros mismos. Pero el desconocimiento también nos creaba recelos: ¿Cómo será Mahotas? ¿y la integración en una comunidad?¿Qué es lo que iremos a hacer en concreto?

 

DSC05676

 

Ahora al finalizar vuestro trabajo, ¿cuál de ellas se cumplieron o qué temores se superaron?

 

Felizmente nuestra integración superó nuestras expectativas. Mahotas, la comunidad misionera, las mamás que conocemos llenaron nuestro corazón de amor y ese es el mayor bien que llevamos de Mozambique. Pero también guardamos para siempre las memorias de paisajes deslumbrantes, de los cielos estrellados únicos, del retiro pacífico que era nuestro espacio de alojamiento, de las sonrisas de las hermanas… de los niños, que llenaban el barrio de color y de alegría. Nuestros temores no se concretizaron. Percibimos que muchas noticias que oímos de Mozambique y de África en general son malas: hambre, conflictos, raptos. Pero el Mozambique que vimos tiene alegría, solidaridad, fuerza, coraje, belleza… y tanta tolerancia! Percibimos que sería bueno si todas las naciones quebrasen barreras y se uniesen en un compartir fraterno, sabiendo que todos somos hermanos.

 

SUSANA E PEDRO 12

 

Hablarnos del trabajo que realizasteis y cómo lo habéis vivido

 

Nuestro trabajo vino al encuentro de nuestro interés. Nos comprometimos con el proyecto “Egume”, apoyo a mamás portadoras del virus de HIV/SIDA en situación de carencia económica, en el proyecto de apadrinamiento de niños y todavía dimos explicaciones escolares.

 

Cada proyecto fue un desafío que nos llenó de entusiasmo. Con las mamás del proyecto Egume, hicimos muchas visitas a sus propias casas, oímos sus historias de lucha y sus dificultades. Tentamos crear puentes. Fue un proyecto donde la palabra fe era muchas veces pronunciada.

El proyecto de los padrinos nos enriqueció con la sonrisa de los niños y la creatividad de sus lenguajes y expresiones. Sobre todo, lo más importante fue conocer sus historias.

 

DSC04359

 

Las explicaciones escolares en el Centro Social Flori, nos permitió transmitir un poco de nuestro conocimiento y no sentíamos felices cuando alguno de los alumnos mejoraba en su proceso escolar.

 

Aquí en Mozambique hemos aprendido mucho más de lo que hemos dado: La fuerza de la alegría de las pequeñas cosas, la importancia de la paciencia y la serenidad, el verdadero valor de la gratitud de la vida y la belleza de fluir con ella, sabiendo que el momento presente es la mayor bendición.

 

Imagem1

 

¿Cómo valoráis el compartir vuestra vida con una comunidad religiosa, en este caso concreto, era una comunidad formadora, formada por jóvenes que están en proceso para ser misioneras dominicas?

 

Al ir a Mozambique, nuestro grande deseo era realizar una misión social. Pero percibimos que el universo social y el espiritual se complementan y abren ventanas de esperanza, sobre todo cuando todas las otras puertas parece se han cerrado. Al vivir de cerca con una comunidad religiosa, vivimos un compartir de conocimientos y experiencias, muy especiales tanto con las hermanas como con las jóvenes y nos sentimos inmensamente agradecidos por esta experiencia. ¡Muchas Garcias! ¡Khanimambo!

 

Susana y Pedro

 

Imagem2

Share
Share
Share