A raíz del terremoto del mes de Abril que padeció la zona nor-oeste de Ecuador, surgió el llamado de apoyo por parte de la comunidad de Quinindé. Todas nos sentimos impactadas por la situación que ellas compartían y vivían junto a la gente por el desastre ocurrido, así que gracias a la disponibilidad de nuestras comunidades y provincias pudimos acudir a esta invitación y aportar nuestra compañía y solidaridad, que en estos momentos de fragilidad y desamparo se vuelven tan necesarias.

 

20160815 095027

 

Nuestra llegada ha sido tres meses después de ocurrido el terremoto, por lo que hemos experimentado lo que ha ido significado el proceso de reconstrucción gracias a la solidaridad de muchas personas: hermanas, familiares, comunidades cristianas, gente de buen corazón y Cáritas de la Parroquia Sagrada Familia de Quinindé, quienes aportaron económicamente y proporcionaron alimentos, cobijas, materiales de construcción para las familias afectadas. También es importante destacar todo el acompañamiento y contención emocional que otorgaron nuestras hermanas a las familias afectadas para ir superando este momento de sufrimiento. Hemos tenido momentos gratuitos con la comunidad, especialmente con Elvira, quien nos ha ido compartiendo su experiencia de acompañar a la gente, el sentimiento de impotencia y el alto grado de stress que se vive en estas situaciones. También ha sido lindo escuchar cómo algunas familias desde su sencillez han acogido a otras familias, una de ellas acogió a 16 personas brindandoles cobijo y amistad.

 

13891907 1725216297719660 4224166790366021146 n - copia

 

En un primer momento para nosotras ha sido el tomar contacto con la realidad de las familias afectadas y acompañar a las hermanas Elvira y Mercedes para ver el avance de la reconstrucción de las viviendas. Otra de las estrategias que ha puesto en marcha Cáritas ha sido proporcionar instrumentos para que las familias puedan autofinanciarse: fogones para preparar alimentos, horno para preparar pasteles, pollitos etc., de manera especial para las que algún miembro sufre discapacidad o porque al ser familias numerosas no cuentan con lo suficiente para cubrir sus necesidades básicas.

 

20160822 165923

 

Al pasar el tiempo nos hemos ido aproximando más a la realidad de las familias, sus necesidades, dificultades de salud, para esto nos ha ayudado el acompañar a las señoras de Cáritas en la realización de un censo por algunos barrios. Nos comprometimos a visitar y acudir a quienes percibimos que tenían más necesidad de apoyo. Es así como nos hemos acercado a los enfermos escuchándoles, brindándoles terápias físicas ya que algunos de ellos adolecen de problemas de discapacidad provocada por la diabetes. Nos alegra mucho el percibir en ellos y ellas, personas muy abiertas a la fe, deseosas de escuchar la Palabra de Dios, fe que los alienta y sostiene en los momentos de dolor y dificultad.

 

13873208 1725218901052733 5226251949272799068 n   13880123 1725218751052748 4936289903332559314 n

 

En otro barrio también nos hemos acercado a los niños y niñas con los que hemos realizado algunas actividades lúdicas, ellos se entusiasman y alegran con cada encuentro que tenemos, en ellos reconocemos el rostro tierno y herido de Dios. Contemplamos día a día la dura realidad en que viven producto de la pobreza, padecen el abandono paterno, maltrato físico y psicológico. Son sobretodo las madres y abuelas las que los apoyan y cuidan. Algunas de ellas trabajan lavando ropa, en limpieza, recogiendo el fruto de las palmeras africanas para la obtención de aceite, trabajan en fincas, otras venden comidas, obteniendo ingresos muy deficientes.

 

20160828 144210

 

Hemos estado apoyado también algunos de los grupos que las hermanas llevan en la parroquia, con niños y mamás. Tanto Elvira como Salomé son personas muy significativas para la gente y confían en ellas ya que han estado compartiendo sus penas y las alegrías.

 

20160810 182633

 

Hemos visitado Muisne, lugar del epicentro del terremoto, y vimos la deprimente situación en que vive la población porque el gobierno quiere que abandonen la isla, así que solamente se aceptan construcciones de emergencia, ellos siguen luchando por el derecho a vivir con dignidad en su propia tierra. Aún persisten muchos campamentos en el camino hacia Muisne y en la isla misma, en los que viven las familias esperando una solución concreta a sus demandas. Allí gracias a la Conferencia de Religiosos se lleva adelante una misión intercongregacional a fin de acompañar y apoyar a los damnificados.

 

Aún nos queda un tiempo en la comunidad, sin embargo agradecemos a Dios la oportunidad que hemos tenido de conocer una realidad nueva, nuestra oración se llena cada día de nombres y rostros nuevos. Consideramos que esta experiencia es un paso importante en el proceso de reestructuración en el que nos sentimos invitadas a abrirnos a lo nuevo y diverso y hacer camino juntas desde nuestras luces y sombras. Consideramos que la comunidad de Quinindé responde a nuestro Carisma misionero y necesita refuerzos para continuar acompañando a este pueblo que es un terreno fértil para el anuncio de la Palabra.

 

Clotilde y Jacqueline.

Share
Share
Share