La Celebración del Jubileo de 800 años de la Orden Dominicana (Timor Leste)English

Timor 800 3Timor Oriental es conocida como la isla de los cocodrilos, se encuentra en el sudeste asiático, al borde más meridional del archipiélago indonesio, al noroeste de Australia. Los ciudadanos se llaman timorenses y la mayoría de ellos son católicos. En este momento es el primer país católico de Ásia después de Filipinas. De hecho es un orgullo ser católico pero al mismo tiempo un desafío. Implica una colaboración para seguir creciendo y hacer fructificar la semilla de la fe que fue plantada por los misioneros dominicos (frailes), hace unos 500 años.

En el año 2015, el país celebró los 500 años de la evangelización en Oe’cusse donde inició la primera misión de los dominicos. Gracias a los frailes dominicos, nuestros abuelos heredaron la fe católica y fue floreciendo con jóvenes hermanas europeas que colaboraron en la misión mucho más tarde.

Timor 800 1Este año está marcado como el año 800 de la Orden Dominicana. La fiesta de Santo Domingo (08 de agosto de 2016) se celebró en La Parroquia de San Antonio de Motael (una de las iglesias más antiguas) en Dili, la ciudad capital de Timor Este. Fue una celebración de la familia dominicana, donde participaron congregaciones de hombres y mujeres dominicanos: Hermanas Dominicas de Santa Catalina de Siena, Hermanas Dominicas de Adrian (Maryknoll), las Hermanas Misioneras Dominicas del Rosario, los frailes Dominicos, los Dominicos laicos, alumnos, la juventud dominicana, estudiantes, amigos, vecinos y otros socios de la misión.

Timor 800 2Fue presidida por su excelencia Virgilio da Silva Carmo, SDB, DD, obispo de Dili y concelebraron un buen número de sacerdotes diocesanos y religiosos invitados. Hubo una gran participación de los diferentes hombres y mujeres religiosas y feligreses. En su homilía, el obispo destacó el mensaje de Santo Domingo: “tengo amor, protector de humildad y mantener la pobreza voluntaria”. También agradeció a los dominicanos por plantar las semillas de la fe católica en las islas de Timor Oriental.

Timor 800 5El Padre Rubén, (Prior de los dominicos en Timor) en su mensaje a la familia y a la gente, destacó el mensaje del Papa Francisco a la Orden: el padre fundador dijo: “primero a contemplar y luego compartir los frutos de su contemplación”. Son evangelizados por Dios para ir evangelizando. Sin un fuerte vínculo de Unión personal con Él, la predicación puede parecer perfecta, y el sonido incluso admirable, pero no toca el corazón para poder cambiar. La necesidad de continuo estudio es indispensable para comprender los textos teológicos y poder enlazar estos mensajes a las experiencias y las realidades humanas. El predicador es un contemplativo de la Palabra de Dios y del pueblo de Dios que anhela ser un iluminado. (cf. Evangelii gaudium, 154).

Timor 800 6

 

Timor 800 7Fue una celebración alegre y significativa para la Familia Dominicana. Justo después de la celebración, la juventud dominicana fue a Remexio para un campamento juvenil de tres días. De los diferentes municipios de Timor: mismo, Hatu-udo, Aileu, Remexio, Dili, Oecusse y Salau. Ellos fueron acompañados por nuestros propios hermanos y hermanas dominicanos. Algunos de ellos son de nuestro internado de Oecusse, Bidau Toko Baru, Salau y de Beto – Comores. Fue el primer campamento de jóvenes organizado por la familia dominicana en Timor Oriental, y dirigido por las Dominicas de Santa Catalina de Siena en Remexio.

Timor 800 4Estaban muy contentos de volver a contar la historia con experiencias significativas e inolvidables en su vida. Fue una buena oportunidad para profundizar sus conocimientos sobre la familia dominicana y nuestra espiritualidad. También vieron la responsabilidad como parte de la familia para continuar predicando el Evangelio a través de su testimonio como jóvenes dondequiera que ellos estén.               

La celebración de los 800 años fue no sólo mirar al pasado sino mirar hacia adelante ya que el sueño de Santo Domingo es todavía actual para ser vivido.

Timor 800 8En nuestros tiempos, al igual que los de Santo Domingo, muchas personas todavía viven en la oscuridad de la ignorancia o están escuchando a doctrinas falsas y se confunden con la verdad. Hay muchas injusticias que sufrieron la gente especialmente entre los pobres. Por lo que es necesario para nosotros seguir, siendo apóstoles y profetas como Santo Domingo y predicar las buenas nuevas a las personas en los lugares donde otros encuentran insignificantes. “Ir y predicar el Evangelio, ser luz para la iglesia de nuestros días”.

 

Timor 800

Nini Rebollos – Hermana Misionera Dominica

Share
Share
Share