Una vida en búsqueda y compartida

Pareja de voluntarios en Cubulco, Baja Verapaz, Guatemala

 

Voluntarios Cubulco 4
Somos Laura y Humbelina, Misioneras Dominicas del Rosario, que vivimos en Cubulco desde el 4 de enero de 2015. Los meses anteriores habíamos llegado fines de semana para ir conociendo algo de Cubulco que se encuentra en el centro de Guatemala a nivel geográfico… En estos meses hemos intentado dar una nueva orientación a nuestra presencia misionera aquí.  

 

Voluntarios Cubulco 2

Esta búsqueda no la queremos hacer solas sino estar atentas a los tiempos actuales y ampliar nuestra tienda a voluntarios/as que quieran aventurarse en estos caminos no bien diseñados, porque son caminos de salida… por eso hemos llamado a distintas puertas buscando personas soñadoras, inquietas que quieran atravesar nuevas rutas y aportar su granito de maíz.

Voluntarios Cubulco 1Hemos tenido la suerte de llamar, a través de Estibaliz, a Selvas Amazónicas, que cada año prepara grupos de este tipo de personas inquietas y soñadoras. El 8 de julio llegaban Tiziana y Matteo a Guatemala respondiendo a esta invitación, se habían casado el día 4, así que podemos pensar en un viaje de novios diferente. Son una pareja italiana arriesgada y con una carga de experiencia rica de vida.   

Iniciamos esta convivencia con una oración de acogida, bienvenida que orientó Laura invocando a Dios Corazón del Cielo, Corazón de la Tierra desde la  cosmovisión y espiritualidad Maya e iluminada por un texto bíblico.

En nuestro primer encuentro con Tiziana y Matteo compartimos nuestra vida/historia con mucha sencillez, después les hablamos de nuestra presencia en Cubulco y por dónde podían ellos entrar… No había internado, colegio, ni nada donde las personas se pueden meter como una ficha de repuesto, pero nosotras estamos ahí para apoyar y no dejarles solos. Les hablamos de ciertas problemáticas que nos gustaría saber más, entre ellas, ¿por qué tanta migración en Cubulco? La necesidad de organizar la biblioteca, única en todo el pueblo, visitas a las aldeas… entre otras iniciativas.  
 
La primera semana salíamos en las tardes a conocer los distintos barrios de Cubulco y a visitar alguna familia para que conocieran como viven la mayoría de las personas. También pudieron compartir con alguna comunidad un tiempo de oración y apoyo a los niños en edad escolar por estar los profesores en huelga.   

 

Voluntarios Cubulco 3
 
Queremos comunicar algunos aspectos de estos meses compartidos con ellos. Lo primero de todo es la experiencia de vida, la convivencia cotidiana, el recibir cada mañana el saludo ilusionante de una pareja joven, superar los espacios privados y tener la casa abierta, que ellos pudieran tomar iniciativas en los ritmos de la marcha de la casa.

Tiziana y Matteo son personas creyentes, abiertas y buscadoras en su manera de vivir y expresar la fe. Por eso cada tarde/noche compartíamos la oración común,  teniendo como centro toda la experiencia del día iluminada por la Palabra de Dios. Eran momentos intensos de acoger el aporte de cada persona, dejarnos cuestionar y fortalecer nuestro compromiso. En esta oración común nos implicábamos todas en la preparación de manera espontánea.

 

Voluntarios Cubulco 5

Una de las tareas asumida por ellos ha sido organizar la biblioteca en donde pusieron alma, vida y corazón. A los pocos días de llegar y hablando con José, encargado de la biblioteca, comenzaron a planificar: sacar los libros, limpiar y pintar el espacio, sacudir y colocar los libros desechado los que ya no valían, organizar y digitalizar todos los libros… Además limpiar el salón, ambientarlo para acoger a las/os estudiantes, personas interesadas en la lectura, pensar en campañas de sensibilización, visita a una escuela, hablar y motivar al director, los profesores… ¡Bueno, qué no hicieron!, cuántas ideas, cuántos sueños, porque eran un pozo de creatividad. Le prepararon a José en el manejo del programa de la computadora (ordenador) y le organizaron un pequeño acto de acogida para recibir la visita de los estudiantes que tuvo lugar después que ellos se fueron.
 
El paso de Tiziana y Matteo por Cubulco para nosotras ha sido una experiencia muy buena, valoramos mucho que a pesar de que les ha costado el cambio de alimentación, las condiciones precarias de transporte, agua, entre otras cosas, se han esforzado mucho y se han integrado al ritmo de la vida. Su cercanía e interés por la gente, la creatividad ha sido un regalo.  
 
Agradecemos también a Selvas Amazónicas por responder a nuestra solicitud y habernos tendido el puente  entre Matteo y Tiziana y las Misioneras Dominicas del Rosario.  

 
Saludos y hasta pronto,  
Humbelina y Laura

Share
Share
Share