Movilidad Humana un Derecho Humano

Dominicanas en Puerto Rico

 

mujeres-pr

Desde el inicio de la humanidad han existido diversas formas de movilidad. La movilidad humana más que un problema de alta preocupación como así lo platean en los grandes análisis de la realidad mundial, especialmente en los países más desarrollados que son los que reciben, considero que más que un problema la movilidad humana es un derecho que tiene todo ser humano (Declaración Universal de Derechos Humanos, artículo 13: 1. “Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado. 2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso el propio, y regresar a su país.).

 

El problema se centra más bien en los diferentes motivos que obligan a muchas personas y familias completas a abandonar su país de origen, donde, en la mayoría de los casos, no es por viaje de paseo o conocer otros países, que sería algo bueno tener esa oportunidad, sino más bien por problemas de índole sociopolítico, económico y de sobrevivencia.   

 

Soy Yomaira, Misionera Dominica del Rosario, dominicana, misionera en Puerto Rico. Estudiando Trabajo Social, realicé un estudio sobre Movilidad humana: la población dominicana en Puerto Rico, por varios motivos; en primer lugar por toda la realidad de movilidad humana que se está dando en nuestro mundo que incluye personas refugiadas, asiladas, apátridas, migrantes y desplazados internos externos, igualmente aquellas que son víctimas de la trata y tráfico de personas, desde su dimensión de género, étnica, ambiental, entre otras. 

 

Trabajo completo: La Poblacion Dominicana en Puerto Rico.docx

 

mujeres-pr2Me he sentido llamada a investigar este tema,  por una parte, porque resido en  Puerto Rico, un país impactado por una alta población migrante procedente de República Dominicana, y también por el hecho de reconocer que más del 49 por ciento de migrantes en el mundo son mujeres. También debo decir que no es menos cierto que mi motivación principal nace de la experiencia de acompañamiento y solidaridad a mujeres en el Centro de la Mujer Dominicana, una organización de base comunitaria, sin fines de lucro, cuyo propósito principal es asistir a las mujeres inmigrantes de Puerto Rico en la búsqueda de soluciones a los problemas que enfrentan en su diario vivir. Esta organización ofrece servicios de orientación, apoyo emocional, coordinación de  servicios especializados en la salud, asesoría legal y talleres socio-educativos. Es en este último servicio de talleres formativos que llevó ya un año colaborando.  

 

El  primer acercamiento a este grupo se dio por un curso de Trabajo Social que pedía  realizar una labor voluntaria de 50 horas en una organización sin fines de lucro. Al conocer los grandes servicios que alli se ofrecen y el acompañamiento que se les brinda a estas mujeres que son triplemente vulnerables: por ser mujeres, indocumentadas y víctimas de violencia doméstica y laboral, me sentí rapidamente llamada desde nuestro carisma de Misioneras Dominicas: estar allí donde más se necesite, y considero que ese es uno de esos lugares.

 

Con el apoyo de la comunidad me he ido integrando más de lleno al acompañamiento de estas mujeres que asisten en el centro y he podido ir descubriendo la importancia de acompañar a las migrantes como un espacio que reclama nuestra presencia.

 

Yomaira Valenzuela Encarnación
Comunidad de Gurabo, Puerto Rico

Share
Share
Share