Aquellos tiempos son nombrados: pasado, presente y futuro
Mero términos de limitación y de lo temporal,
pero pruebas son de tu estancia, presencia y convivencia.
Tanto en la vida de los santos, tus mensajeros y tus testigos.
Una marca en la historia de Tu amistad, pasión y caminar entre nosotros.
Te llamaron Maestro, Amigo y Profeta en aquellos tiempos.
Eres Tú, enviado del Padre, el Profeta que anunciaba
y enviaba a los de Galilea hacia el mundo entero.

Hoy, como siempre, necesitamos Tu presencia como Maestro
que nos instruye a la esperanza.
Eres el Amigo que nos lleva a confiar, compartir y trasmitir vida, amistad y alegría.

Nuestro mundo donde estamos, Te necesitamos
Porque nos escapa de esa esencia de Tu ser,
Ausencia de Tu presencia en la caridad y cercanía con los demás.
Tendencias al olvido que eres la razón, fortaleza, felicidad.
Adhesión en Tu espíritu y amor serán píldoras a nuestra deficiencia.
Curación del alma y a las malas noticias de nuestros días en todas redes de comunicación.

Unos profetas, tus mensajeros ya son despreciados y amenazados
Porque nuestro mundo ya está acostumbrado al ruido y al vacío del hablar.
Renuévanos, haznos dóciles, ser tuyos…en estos tiempos donde tus testigos
son las voces en el silencio de las tumbas, humanidad menospreciada
Por manos fuertes que confían en la apariencia, el engaño y poder.
Eres nuestra vida y esperanza, confiamos en Ti
Envíanos Tu espíritu y fuerza en nuestra vulnerabilidad, EN LA HUMANIDAD.
-mvpr

Share
Share
Share