El 7 de marzo del 2019, empezó mi caminar de experiencia misionera en el “Internado para Adolescentes en Bellavista”, servicio de voluntariado que lo asumí como integrante de la ASOCIACION DE LAICAS MDR DE LA PROVINCIA SANTA ROSA, al que pertenezco desde sus inicios.

Todavía no creía que se hacía realidad mi sueño tan esperado, deseado y manifestado hace 2 años en el Encuentro Anual de nuestra Asociación que se llevó a cabo en San Ignacio (Jaén-Perú), cuando recibí la llamada de la Hna. Juana Reinoso aceptando mi voluntariado.

Hace aproximadamente 4 años la Asociación de Laicas MDR viene compartiendo este Proyecto, teniendo a cargo el Internado; nuestra hermana laica América Miranda Tejero quien viene dirigiendo desde esa fecha el Internado, con un compromiso de entrega total a este servicio.

Conversé con mi familia y mi esposo…quienes se sorprendieron por mi decisión y lo pronto que se daría…no lo creían…el reclamo de las nietas principalmente, de la más pequeña 6 años “Abuelita voy a ir al Colegio…mi cumpleaños…no vas a estar” … fue difícil que me entendieran…tomó su tiempo…Doy gracias a Dios por tener un esposo que me ama, supo entender, fue mi gran aliado y apoyo para pasar esta etapa…al final comprendieron, yo estaba contenta y feliz por hacer esta experiencia, por todo lo que representaba para mí; más aún ellos de alguna manera habían vivido y conocían mi compromiso como laica MDR.

Mi caminar en el Internado puedo compararlo como “beber de la fuente MDR” siento todavía estar asomándome a toda la obra que las MDR hicieron, y hacen en toda esta zona, ver la respuesta profética que tuvieron las MDR a las necesidades de la gente …donde se vivifica su opción por los excluidos …donde las políticas sociales del Estado no llegan con respuestas concretas sostenidas que ayuden al respeto, desarrollo, crecimiento y valoración humana de las personas. Hoy el Internado de Bellavista es asumida por laicas MDR.

En los pocos meses que estoy,  valoro la entrega a esta hermosa labor “generadora, reparadora de vida” así la denomino a mi modesto entender…viendo y viviendo la problemática que viven las niñas- adolescentes mujeres en los caseríos de donde provienen…donde sus padres viven de la agricultura y tienen que trabajar sus chacras para su sostenimiento y los colegios están a horas de caminata de los caseríos donde viven, muchas caminan solas expuestas al peligro de gente que las acecha en el camino… esto no es un cuento vemos las estadísticas donde niños son violentados sexualmente , maltratados, asesinados…y el embarazo adolescente con alta prevalencia en estas zonas rurales, agudizando más la pobreza de los pueblos.

Hoy en nuestro país Perú las niñas, niños y adolescentes, es el sector con mayor vulnerabilidad y discriminación, y en ese contexto las obras del Internados Urgen y deben ser reactivadas ya que no solo se da hospedaje, alimentación, acompañamiento sino también una formación a las adolescentes fortaleciéndolas en valores humanos y cristianos, conocedoras de sus derechos y su valoración de ser mujer, la dignificación de persona.

Los internados son una oportunidad para continuar con sus estudios secundarios y así aspirar a seguir sus estudios superiores.  O volver a sus caseríos siendo agentes de cambio Inspiradas en la espiritualidad Misionera Dominica del Rosario…y su frase inspiradora de Ma. Ascensión Nicol “No basta    hacer el bien, es necesario hacerlo bien”

Esta labor de laica en el acompañamiento requiere de mucha paciencia, dedicación, constancia, observancia y mucho amor…no es nada fácil…el día empieza a las 4. 30 a.m. y termina alrededor de las 9.30 pm.

Ayer iniciamos la preparación para las internas que harán su Primera Comunión; su catequesis, y las de cuarto año su Confirmación. Nuestras internas son apreciadas por los profesores del Colegio en cuanto a responsabilidad, desempeño y rendimiento escolar; tenemos brigadieres, policías escolares, están en la escolta. Son el corazón de las disciplinas deportistas ya que también participan fútbol este año han salido campeonas en Bellavista y Subcampeonas en la provincia de Jaén.

El internado dinamiza la vida del pueblo de Bellavista…la Pastoral juvenil…la Iglesia….

He podido comprobar en este caminar…que siempre estamos asistidas por Beata Ascensión Nicol su espíritu nos inspira y fortalece…y siempre hay respuesta inmediata del “SEÑOR DE LA VIDA” que nos envía lo que “necesitamos” …si aquí se viven esas frases que tiene Madre Ascensión Nicol…ella nos señaló el camino y la denominó “Soy muy feliz en mi nueva vocaciónuna entrega a todo riesgo.

Cuando ella en sus cartas expresaba todo el gozo y la alegría de su opción de Misionera, por todo el bien que hacía por las niñas, el sacrificio y dedicación que ello implicaba; la confianza y la esperanza que puso en el desenvolvimiento de su obra…y los espíritus templados que se requerían…

 

Evans Ríos Ortega de Ríos.

Laica MDR de la Comunidad Santa Catalina de Siena de San Juan de Lurigancho.

Share
Share
Share